Descripción: D:\SITIO\images\vision_superior.gif
Descripción: D:\SITIO\images\vision_medio.gifDescripción: D:\SITIO\images\tit_eventos.gif

Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Descripción: D:\SITIO\images\vision_abajo.gif

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044

 

 

______________________

El Programa
Viernes 25 de Enero

6:15 p.m. Conferencia “Yagé y salud”.

Sábado 26 de Enero
7:00 a.m. Encuentro para salida hacia el Quininí.
11:00 a.m. Llegada al Quininí, acomodación y reconocimiento del lugar.
1:00 p.m. Almuerzo
3.00 p.m. Caminata a la cumbre del cerro y travesía a la Cueva de los Panches.
6:30 p.m. Refrigerio.
7:30 p.m. Prendida de la fogata
9:00 p.m. Reunión con el Taita e inicio del ritual.

Domingo 27 de Enero

8:00 a.m. Desayuno
9:00 -10:00 am Intercambio verbal de la experiencia.
10:00 -12:00 am Caminata al bosque de robles, a la piedra Cabeza del Indio, y al pico del águila.
12:30 p.m. Almuerzo.
1:30 p.m. Fin del programa y salida para Bogotá


Más información
Pregúntenos directamente en nuestro teléfono en Bogotá 543 5838; en el móvil 310-785 9658, o en el e-mail: chamanic@visionchamanica.com También puede consultar nuestro Website www.visionchamanica.com donde encontrará artículos, crónicas y testimonios sobre el tema en general y sobre ediciones anteriores de este evento.

La Inscripción
Precio de la inscripción: $270.000=. Incluye conferencia, transportes de ida y regreso, refugio y espacio para campamento, comidas y refrigerios, talleres y caminatas, material de lectura y guía, prácticas y ejercicios, toma de yagé y sanación. Las consignaciones de los participantes de fuera de Bogotá, deben incluir $10.000= adicionales por el costo bancario de transacción entre ciudades.
Hay plazo para inscribirse y consignar hasta 5 días antes del inicio del evento. Separe su cupo desde ya consignando el 50% del valor de la inscripción ($135.000=). _________________________________

 

Correo

 

Opinión - Yagé, tecnología del alma
Es cierto que el artículo es bien profundo, por lo tanto interesante. Pienso que las personas que hemos participado de la ceremonia como tal, concordamos en que es una experiencia netamente espiritual, pero que posteriormente podemos aplicarla en nuestras vidas cotidianas; es una experiencia mejoradora, enriquecedora, me atrevería a decir que es el cambio de conciencia del que tanto se habla, solo que nosotros lo encontramos en el elemental o yagé. Yo lo veo como un interruptor pues ahora tengo más conciencia de mi actualidad presente, cuando hablas de la conexión creo que utilizas la expresión más cercana a la vivencia. Gracias por compartir tanta información.
Lucelly Betancourth
Octubre 24 – 2011

 

Me hubiera gustado haber nacido en medio de una familia indígena, para haber disfrutado mas de la vida plena.
Tuve la oportunidad de conocer algo de la sabiduría y la cosmología de los maestros del Pacífico, la Sierra Nevada de Santa Marta, los Kunas en Panamá y los últimos años en Medellín y Cali he participado en tomas de Yagé con Taitas del Putumayo, y ahora a mis 45 años y después de haber participado de muchas ceremonias chamánicas desde de los 9 años de edad, puedo decir que el gobierno y la academia son ignorantes en lo que respecta a salud.
Preocupa mucho las últimas noticias de personas que han muerto supuestamente a causa de las tomas, pero eso es por algunas personas malintencionadas que solo se mueven por el dinero, típico de mercachifles mentirosos y homicidas. Y por si fuera poco, se le suman esos shows mediáticos amarillistas de seudoperiodistas que buscan reconocimiento a través de la difamación y el escarnio público.
Compatriotas: no se dejen meter cuentos, investiguen, busquen información, viajen y averigüen dónde esta la verdad pues ahora vivo más pleno, lleno de vigor y sin miedo a la oscuridad.
Guillermo Alberto Sánchez
Agosto 20 - 2011
Re/ Sí, creemos que es lamentable que gente inescrupulosa esté utilizando el yagé con fines de proselitismo religioso y como un negocio aprovechando la gran difusión que esta medicina ha tenido en los últimos años. Pero por eso mismo creemos urgente que la medicina oficial, sus academias y las instituciones de la salud tomen en serio a los Taitas y conocedores del yagé para iniciar un diálogo intercultural que haga posible la complementación de las dos medicinas. Ciertamente las instituciones gubernamentales no pueden seguir desconociendo la realidad de esta difusión en la sociedad no indígena y que por eso mismo está requiriendo del reconocimiento de los Taitas y el inicio del diálogo que haga posible la regulación –conjuntamente acordada con las organizaciones de los médicos indígenas y con profesionales de la salud que saben y han experimentado las posibilidades del yagé– que impida las utilizaciones espurias de un recurso terapéutico formidable como es el yagé.

 

 

Aun no me han contestado lo que me gustaría saber desde hace rato, de nuevo les hago la pregunta ¿por medio del trance del yagé puedo llegar al punto de poder despertar a mi yo maestro interno?

Daniel Alberto Puentes Díaz

Agosto 10 - 2011

Re/ El Yagé abre una gran cantidad de posibilidades y de conexiones, principalmente con uno mismo. Hace aflorar aspectos del inconciente que nos son desconocidos: pueden ser bloqueos emocionales, ansiedades, frustraciones; que en la medida que los ponemos en evidencia podemos hacerlos concientes y resolverlos. Pero también hace aflorar aquellas potencialidades de las que no nos hemos dado cuenta o que no les hemos dado una oportunidad y por tanto duermen en lo profundo de nuestro inconciente: nuestra música interior, nuestra magia propia, nuestras capacidades artísticas en general, y desde luego, nuestro "maestro interior".

Otra cosa es que llevemos esa visión o claridad  que obtenemos en el trance del yagé a nuestra vida cotidiana: traerla a la realidad. Eso depende ya de nuestra decisión y nuestra voluntad.

 

¿Porqué quiere tomar yagé?

Desde hace tiempo he sentido atracción por el tema de las sustancias alucinógenas y psicodélicas, además, de la experiencia de momentos espirituales cumbre que han cambiado enteramente mi vida. Mucha gente me ha hablado del yagé y he querido tomarlo pero no se había presentado una oportunidad como esta cuando una amiga cercana me habló de Visión Chamánica. además creo en los poderes de la planta para sanar heridas físicas, mentales y espirituales.
Pao Rodríguez, 20 a. Estudiante de Psicología.
Octubre 20 - 2010
____________________________________

 


___________________________________________

 _____________________

Seminario - Taller - Ritual
Yagé Terapéutico


Enero 25, 26 y 27–2013

El Seminario–Taller–Ritual STR "Yagé Terapéutico" es un espacio para el acceso a recursos y procedimientos de la Medicina Tradicional Indígena del Putumayo, con carácter Terapéutico, Intercultural y Laico Se realiza en condiciones que legitiman y hacen provechosa y segura la experiencia de purgarse con esta planta de conocimiento –yagé o ayahuasca–: Preparación de los participantes, la orientación de Líderes experimentados, y un Marco ritual de contención y control de la experiencia.

Si lo requiere, o lo considera, puede solicitar evaluación previa.

El evento concluye con un ejercicio de elaboración de la experiencia, que contribuye a fijar las conclusiones personales de cada participante.

_____________________

Seminario-Taller-Ritual

Yagé Terapéutico

 

El Lugar
A partir del sábado, el evento se llevará a cabo en
Quininí, a aproximadamente dos horas de Bogotá, 18º C de temperatura promedio.
Encuentro para la salida, el sábado a las 7:00 am. (El sitio de salida se confirma a los inscritos en los días anteriores a la realización del evento).

Recomendaciones previas
Procure mantener desde unos días antes (2 ó 3 mínimo) del taller los siguientes cuidados personales y de dieta: consuma bastante líquido, sobre todo agua; coma moderadamente, consuma sobretodo frutas, vegetales y pescado y evite comidas tóxicas (carnes rojas, cerdo, etc.); evite también grasas en exceso, y comidas muy condimentadas. Evite al máximo el dulce. Evite ingerir alcohol y cualquier otro tipo de drogas (avise a los organizadores si tiene medicación para alguna afección). Evite tener relaciones sexuales. Mantenga estas mismas recomendaciones hasta 2 ó 3 días después del taller.
Además de los cuidados personales y de dieta, es importante la actitud mental y espiritual frente a la experiencia: la apertura mental, la limpieza de la intención y la certeza de que hacemos algo en bien de nuestra salud, para aprender a vivir saludablemente. También, la seguridad de que estamos con personas expertas que saben lo que están haciendo.

Si considera que requiere una evaluación personal previa a su participación, solicite consulta al teléfono 310-785 9658. Asimismo, Ud. puede tener una evaluación médica previa, si así lo requiere o lo considera.

Implementos y Dotación
Cada participante debe llevar: Carpa con sobrecarpa, colchoneta, sleeping, chaqueta y kit de abrigo, ropa cómoda con muda de repuesto, botas pantaneras, linterna con pilas nuevas, también sombrero o cachucha, toalla y sus útiles de aseo y material para escribir (libreta y bolígrafo). Lleve también un litro de agua cristal y un rollo de papel higiénico. Si sabe interpretar algún instrumento musical y dispone de él, por favor llévelo al taller.
 

 

Lea artículos sobre el yagé o ayahuasca:

"El Yagé – Breve descripción etnomédica" por Ricardo Díaz Mayorga -->

 

"¿Una ética del yagé?" - Debate

por Ricardo Díaz Mayorga -->

 

"Ayahuasca, Alucinógenos, conciencia y el espíritu de la naturaleza"

por Ralph Metzner -->

 

"Visión actual de la Medicina Ancestral"
por Ricardo Díaz Mayorga -->

 

"Ayahuasca y Psicoterapia"

por Manuel Villaescusa -->

 

"Una utilización Intercultural

de la Medicina Indígena del Yagé"

por Ricardo Díaz Mayorga -->

 

"Yagé, para desmedicalizar la Salud"
por Ricardo Díaz Mayorga -->

 

"Yagé, tecnología del alma"

por Ricardo Díaz Mayorga -->

 

"¿Es posible la institucionalización
de la Medicina del Yagé?"

por
Ricardo Díaz Mayorga

 

Testimonios

 

Gracias por compartir la experiencia conmigo. Increíble que personas que nunca se habían visto antes puedan convivir en tal armonía.
El formato del taller y el taller mismo me parecieron muy chéveres y definitivamente algo a repetir.
Juan Guillermo Beltrán
(Ingeniero Químico / Profesor universitario, 33a.)
Diciembre 19 - 2012

Guardo un recuerdo increíble de esta experiencia, gracias a ti!
Muchas gracias, espero que nos encontremos otra vez
Un abrazo,
Clarisse Mark
(Ingeniera eléctrica / Investigadora; Ontario, Canadá, 34a.)
Diciembre 19 - 2012
 

En la última toma de yajé, experimenté un estado transpersonal de conciencia. Al principio escuchaba una serie de voces que se perdían en la inmensidad de la conciencia a través de colores y luces difusas, poco a poco empezó a emerger una voz en particular y junto a ella una imagen se posó en un primer plano. Ésta voz hablaba un idioma desconocido para mi, luego me di cuenta que era alemán, la voz provenía de una joven entre los 19 y los 22 años calculo. La joven arrodillada ante su cama, hacía una oración, a pesar que yo no entendía su idioma sentía su angustia y su preocupación. Luego la imagen desapareció y volvieron los colores, luces difusas y las voces en un mismo plano inentendible. Así se mantuvo por un tiempo, las voces expresaban angustia, dolor, pero también esperanza, felicidad y alegría, era una serie de sentimientos ambivalentes, de una pluralidad de seres que se conjugaban al mismo tiempo a través de mi. Era como un cuadro cubista, a través del cual podía ver y sentir de forma abstracta todos los ángulos de la realidad simultáneamente. Durante dicha experiencia perdí la noción lineal espaciotemporal, sólo existía la conjugación de tiempo en presente, todos los pensamientos que podía llegar a tener sobre mi vida personal y sobre sucesos históricos, daban la impresión de estar sucediendo en ese instante, y yo me entre mezclaba con ellos.
Nicolás Ulloa
(Estudiante de Producción Musical y Comunicación Social, 22a.)
Octubre 3 - 2012

 

Gracias por la experiencia espero pronto compartir otra ves con ustedes...
Ricardo Montenegro Ramos
(Electricista Industrial, 42a.)
Septiembre 1 - 2012
 

Finalmente me di mañas de terminar el video, pero no pude publicarlo en Youtube que era lo que quería, pero bueno...
Por lo menos aquí... ojalá lo pueda mejorar... la música, quería una más parecida a la que tocó el taita. Espero les guste, no es perfecto, pero lo intenté
http://www.screencast.com/t/j6plhymVm
Mucho Cariño
Martha Triana
(Profesora de español en USA, 55a.)
Agosto 2 - 2012
 

Los sucesos hermosos son para compartirlos. Somos proclives a distribuir la tristeza. Nos guardamos, tal vez por temor a perderla, la dicha interna. Somos tan egoístas que tememos compartir la alegría.
Creo que es la primera vez que asistí al taller con todo mi ser puesto en otro ser: mi esposa. Te conté que llevaba una semana con la tensión muy alta, sin causa aparente alguna. Registraba varias veces al día los valores, cada vez más altos. Estaba a punto de ser medicada y sabes la dependencia que eso acarrea.
La Divinidad, el Asombro, la Maravilla, Dios... ha sido tan generoso conmigo que era el momento de retribuir algo. Me concentré totalmente en su recuperación. Centré mi ser en ella y dejé que Dios obrara. La alegría del grupo hizo el resto.
Sabes que aún frente a la Divinidad los pensamientos son atrevidos y quise que el cielo validase mi fe. En ese instante cruzó una estrella fugaz: ¡Que mi esposa se recupere! Luego pasó otra: ¡Que Sofía sane! Y luego otra: ¡Que todos los que sufren en este grupo maravilloso encuentren alivio y sanen!
El domingo en la tarde, me recibe feliz mi esposa y dice que sintió cómo la armonía y la paz la cobijaron y durmió como una niña. Desde este instante hasta la fecha, la tensión está normal, como siempre.
¿Cómo ponerle nombre a esta maravilla?
Con gratitud.

Luis Pulgarín (Economista, 50a.)

Julio 31 - 2012
 

Gracias Ricardo, que experiencia tan linda, no tengo como agradecerles tanta bondad. Quisiera repetir la experiencia, así que en su momento te estaré avisando, miles de bendiciones.
María Consuelo Arango
(Abogada / Empleada judicial, 39a.)
Julio 30 - 2012
 

Qué lindas todas estas fotos que me has enviado. Son un buenísimo recuerdo del taller en Quininí. Hace unos días llegué a Panamá y esta noche me voy a encontrar con mi familia después de cinco meses de ausencia, y tengo muchas ganas de verlos.
Cada día pienso mucho en lo que aprendí con el yagé y todavía sigo escribiendo sobre la experiencia, tratando, aunque sea difícil, de capturar en palabras escritas tanto como puedo. Pero la escritura no solo ha sido una manera de recordar el viaje sino también una herramienta de concretizar mi comprensión de lo que trascurrió esa noche contigo y con el taita y el resto del grupo. Encuentro que con cada frase que escribo, mis emociones y pensamientos se vuelven mas claros en la neblina de mi memoria. Entiendo mejor el éxtasis, el sobrecogimiento, la confusión, y sobretodo el miedo que sentía en esta dimensión mágica, y encuentro que por eso la experiencia ciertamente no cesó el domingo sino que sigo aprendiendo de lo que el yagé puede enseñar.
Voy a seguir tratando de aprender, de entender, y de experimentar la vida y la realidad, y un día cuando me sienta listo, volveré al mundo del yagé. Verdaderamente ha sido un acontecimiento que nunca se me va a olvidar. Te deseo todo lo mejor. Un cordial saludo,
Richard Pang 
(Lic. en física, Est. de maestría en Neurociencias, 22a. Madison, Wisconsin, EEUU) 
Junio 29 - 2012

Te cuento que yo ando super feliz con mi experiencia, he estado llena de energía positiva y ya comencé a trabajar en los propósitos que surgieron después de la toma. Eso sí, duré casi toda la semana recuperándome del agotamiento que me generó la purga, pero bueno, valió la pena. Te cuento que quiero continuar yendo, pero no podré ir al próximo taller porque salgo a un curso de historia del arte mexicano a ese país, pero si te pido que me apartes un puestico para el taller de Julio.
Diana Escobar
(Ingeniera de sonido, 29a. Bogotá)

Junio 3 - 2012
 

La experiencia del Yagé ha sido tan enriquecedora, que me ha tomado algún tiempo animarme a definir cuan positiva fue para mí. Aún recuerdo que el domingo siguiente, en el desayuno donde compartimos nuestras experiencias, dije que mis expectativas me habían traicionado, ya que no había logrado llegar a tener una experiencia extática/mística como la que, suponía, debía tener. Y también recuerdo haber dicho en aquel momento que sabía qué debía esperar y estar atento a los efectos a mediano plazo que el Yagé tendría en mí. Y así, fue. Ya al día siguiente me sentía físicamente desintoxicado, el cuerpo más liviano y con más energía. Fue increíble además empezar a sentir una claridad mental a la que no estoy acostumbrado. Me empecé a sentir más conectado a los demás y a mí mismo. La conexión también se ha revitalizado en el plano espiritual (estoy meditando más seguido que antes) y, a pesar de algunas rugosidades de la vida habitual, aún me siento más fuerte y en un estado de cuasi-gracia. Por todo esto quiero darte las gracias, ya que en todo momento diste lo mejor tuyo para que este taller fuera increíble. Siempre me sentí cuidado y tratada la cuestión seriamente. El Taita me sorprendió con tanta magia y sabiduría, aún más contrastante con su figura simple y sencilla. En definitiva, muy contento con todo.
Sebastián Pedro Andino
(Aviador comercial, 52a. Buenos Aires)
Abril 4 - 2012

 

Yagé me ha ayudado mucho Ricardo. No he tenido ningún problema alcohólico pero yo iba mucho a fiestas en Bogotá, sin dirección. Desde que comenzó este año con tres sesiones de Yage, no he tenido un sorbo de alcohol en este año. Eso es mucho tiempo para alguien de mi edad. He sido capaz de concentrarme en mi salud y metas. He aprendido más sobre la energía universal y he sido capaz de tratar mejor a la gente y la gente me trata diferente. Aunque no ha sido tan ilustrativo como la primera vez. Espero con interés trabajar con usted para ayudar a otros a ayudarse a sí mismos.
Mantente en contacto hermano!

Ryan Alberto Ochoa (Asesor de Technology, 32a. California-USA)

Abril 1 - 2012

 

Hola Ricardo

Me da mucho gusto saludarlo y ojalá todo esté bien. Te quería escribir para agradecerte todo lo que hiciste por mí. De verdad venía con bastantes nervios desde los Estados Unidos, pero desde el primer día que te conocí se me quitaron. Gracias por la oportunidad de realizar tantos cambios buenos en mi vida. Por esos cambios me siento más limpio de cuerpo, mente y espíritu y si no fuera por usted y Visión Chamánica estuviera todavía en la olla. También te quería dejar saber que me verás por allá en Marzo 23, 24 y 25 para la próxima edición.

Abrazos

Mauricio Avila (Administrador de Network, 31a. Miami)

Febrero 15 - 2012

 

Te cuento que yo ando muy contento. Estoy muy contento de haber tomado yajé, de haberlo tomado rodeado de personas tan especiales. Yo tenía mucho estrés acumulado y siento que la primera toma sirvió para deshacer muchos nudos. Entre las cosas que siento que he cambiado/realizado en los últimos días:

1. El entender la importancia de ESTAR en el momento y de SENTIR, no solo pensar y analizar las cosas. Muchas veces nos recalcan la importancia de esto, pero es muy difícil ponerlo en práctica.

2. Más espontaneidad y más soltura.

3. Mayor claridad al expresarme... el lunes programé un par de reuniones de trabajo en las cuales tenía que tocar temas sensibles... cero problemas.

4. Mejoramiento en mi respiración y rendimiento físico, los cerros que tenía que subir con varios descansos los he subido sin parar.

En fin, resumiéndote, estoy más tranquilo.

Bueno caballero... nuevamente MUCHAS GRACIAS y espero sigamos en contacto frecuente.

Un abrazo con mucho cariño.

Jorge Gómez (Ingeniero de virtualización, 31a. Miami)

Febrero 14- 2012

 

Una vez más muchas gracias por la grata experiencia y profesionalismo.
Son mis más sinceros deseos que la salud, la prosperidad y la felicidad sean sus eternos acompañantes en este año 2012 que comienza.
Gabriel Gómez
(Ingeniero Termodinámico, 66a. Houston)
Diciembre 30 - 2011
 

Muchas Gracias por esta hermosa oportunidad que abres para todos los que tocas. Gracias por compartir tu conocimiento y experiencia.
Gracias y un Feliz año nuevo.

Adriana Rodríguez (Secretaria, 38a. Bogotá)

Diciembre 27 - 2011
 

Muchas gracias por la oportunidad que me dio de participar en el taller, fue una experiencia inolvidable, todavía estoy con el " guayabo del yagé" y le puedo decir que la experiencia me brindó muchas enseñanzas que indudablemente pondré en practica en mi vida. La posibilidad de entrar en contacto con lo numinoso es algo que toda la gente debería intentar por lo menos una vez en la vida, estoy seguro que si así fuera, el mundo sería un remanso de paz, cordialidad y buena voluntad. Espero poder repetir esta experiencia en algún momento de la vida. Le deseo lo mejor con la difusión de esta medicina maravillosa.
Maurizio Cian
(Diseñador Industrial, Bogotá, 44a.)

Diciembre 20 - 2011
 

Con tanto afán, tanta perplejidad y cosas por digerir, se me estaba pasando el darte mi agradecimiento por semejante experiencia a la que me invitaste y ayudaste a pasar.
Decir gracias se queda corto la verdad, todo estuvo perfecto, la organización, el sitio, y aunque tu no organizas quien va o quien no va, la vida permitió que se armara un grupo genial para esta experiencia; después de esto queda cierto sentimiento de familiaridad o especie de unión con los participantes de el taller. Pienso que si nos hubieras invitado de pachanga y pochola 2 días no nos hubiéramos dado un abrazo tan sincero y sentido como cuando nos despedimos, volvíamos de algo muy profundo. Hablando ya de la toma es curioso ver cómo la misma planta permitió semejante popurrí de experiencias en todos los que estuvimos. Analizando al vuelo hubo de todo, desde la Sra. Eva que no pasó por nada, Manuel que pasó por el infierno del dolor humano, Leo que exorcizó algún asunto fuerte que tenía, yo que experimenté un pedacito de la muerte, Ryan saltando por que no se creía tanta belleza que veía, en fin, qué respeto el que le cogí a la "magia" del yagé. Ya con los días y leyendo experiencias de otras personas me he encontrado con que la experiencia de muerte es muy común en este tipo de ceremonias; hoy ya miro con humor esta pequeña muerte, pero en su momento la verdad fue duro. Días después me di cuenta que la planta precisamente me había dado era gusto, me dio justamente lo que quería y estaba pidiendo, un cambio de perspectiva; en mi caso un cambio en mi manera de mirar hacia dentro, ahora entiendo la frase esta que dice que Dios no cura los síntomas si no que cura el problema de raíz.
Bueno, se puede escribir mucho acerca de lo que se vivió, pero en líneas generales, fue valiosísima desde donde se mire.
Gracias por tu compañía y palabras cuando me las diste.
John Suárez,
(Operario, Bogotá, 38a.)
Octubre 2 - 2011
 

Ricardo, buenas tardes. Espero que todo vaya bien; esta semana se cumple un año de la grata experiencia con el Yagé. Los cambios que he tenido este año son indescriptibles tanto física como espiritualmente.
Espero muy pronto estar de nuevo en la terapia.
Guillermo Mauricio Penagos
Popayán Cauca

Julio 16 - 2011
 

Hola Ricardo… Nuevamente, para agradecerle a la vida por haber conocido tu trabajo... Gracias inmensas desde la distancia al taita… y a esa maravilla y hermosura del yagé.
Ricardo, entregas tu conocimiento y trabajo con tanto amor…! Personas como tú, hacen que uno siga creyendo que sí existe gente buena y llena de amor.
Un abrazo lleno de amistad y agradecimiento...
Martha Lucía Rodríguez
Marzo 28 - 2011
 

Quiero por este medio, agradecer a todos por la experiencia maravillosa, por la lección aprendida, por conocerlos y a ti Ricardo por tu ayuda y comprensión en este proceso.
Angélica Agudelo
(Prf. En Comercio Exterior, Bogotá – 33 años)
Noviembre 24 - 2010
 

¡Qué buen taller el del fin de semana! Admiro mucho todo el escenario que ha logrado crear en torno a la toma. Sobre todo porque en parte también está relacionado con mi búsqueda; el hecho de lograr acercarse a una cultura y crear escenarios para que estos encuentros se den.
Respecto a la toma del Yagé, creo que estuvo bastante bien, sin embargo siento que necesito profundizar mucho más en el tema, tomando y entendiendo a la planta y al ritual.
Eduardo Varela
(Arquitecto, Bogotá - 28 años)
Julio 29 - 2010
 

Tratar de explicar como me siento ahora después de haber participado en el Taller es una tarea difícil, pero los resultados en mí son espectaculares. La paz interior que siento es maravillosa rayando con lo divino.
Espero volver a repetir la experiencia.
Solo quiero agradecerte en mi nombre y el de mi familia lo bien que estuvimos el fin de semana y felicitarte por tu profesionalismo en el desarrollo del taller. Ojalá muchas personas se den la oportunidad de participar de ese maravilloso regalo que da el YAGÉ.
Guillermo Mauricio Penagos
(Contador Público, Popayán-Cauca – 48 años)
Julio 25 - 2010
 

Reciba un cordial saludo y además, las fotos del Taller de Marzo de 2010. Te comento que la experiencia es de lo más enriquecedora, todavía no salgo de mi asombro, de veras.
Carlos Cortés
(Geólogo, Bogotá - 55 años)
Marzo 30 – 2010
 

Hola amigos! En este link podrán ver las fotos del taller del fin de semana
http://www.youtube.com/watch?v=-6J23AFEsgc
Saludos
Hernando Angarita Malaver 
(Productor- Fotógrafo - Artista, Bogotá - 39 años)
Marzo 16 – 2010
 

Nuevamente te doy las gracias por la oportunidad de este fin de semana.
Como te comenté, esta vez no tuve las maravillosas "visiones" que esperaba con el yagé, pero creo que la experiencia es mucho más que eso. En especial recuerdo: Un par de consejos personales que me acompañarán el resto de mi vida. Momentos de reflexión interior y de encuentro conmigo mismo. Un par de interesantes historias de cacería que me contó el taita y que recordaré siempre... seguramente se las transmitiré a mis hijas. Personas maravillosas que nos acompañaron en el viaje. Cada uno con su propio mundo, y todos con algo interesante para compartir. En especial Carlos nuestro guía. Hermosos paisajes.
Personalmente contrasté mucho esta experiencia con la pasada en Yerbabuena y me veo en el deber de decirte que extrañé las "danzas sagradas" y los ejercicios del "despertar de los sentidos". Creo que eso es algo propio, muy valioso y distintivo de tu programa, que enriquece la experiencia y tal ves intensifica el encuentro con el yagé.
Sugeriría además que le dieras mucho más realce al contacto con el taita, persona muy valiosa que puede transmitirnos costumbres o narraciones de su pueblo. En general, mil gracias Ricardo por esta oportunidad y seguramente nos volveremos a ver. Saludos
John Hoover Cortés
(Ing. Industrial, Bogotá - 41 años)

Marzo 2 - 2010

R/ Tratamos de diversificar el tipo de ejercicios y prácticas preparatorios, particularmente utilizando recursos como la Cueva de los Panches, en Quininí, cuyo tránsito por los talleristas solo puede darse en ese lugar único.

Pero tendremos en cuenta tu sugerencia de mantener algunas de las prácticas anteriores.

Los Taitas del Putumayo, médicos tradicionales indígenas, que nos han acompañado en las diferentes ediciones de este evento están en nuestra alta consideración y siempre disponibles dentro del espacio del taller para intercambiar información con los participantes. En todo caso, el Taller desarrolla su programación, dentro de la que el ritual de purga con yagé, es central y ofrecido por el Taita.
 

Gracias por esta experiencia Ricardo y por ser esta mano cósmica entre la cultura del yagecito y nosotros los occidentales. Repetiré esta experiencia, ya mismo si es posible. Me estaré comunicando contigo y con todos, mil gracias. Ahora te cuento que plasmaré la visión que tuve en las manillas que realizo y en dibujos y suma pinta para todos. Besos, abrazos y gracias.
In lack' ech
Carol Benavides
(Est. Teatro y Lenguas - Lyon, Francia, 22 años)
YT - Diciembre - 2009

 

Ricardo, MUCHAS GRACIAS por todo... ha sido increíble...
Carolina Pinzón Estrada
(Historiadora - 30 años)

YT - Noviembre - 2009
 

No pensé que algo fuera a suceder en mi vida después de asistir a la ceremonia del yagé, pero una vez mas me equivoqué, juzgué demasiado a la ligera el ritual y estoy comprobando lo que muchas personas me dicen a cada momento. Tengo una visión del mundo muy personal y la verdad no se si creer o no creer. El punto es que necesito mucha ayuda y verdaderamente la estoy buscando, usted pudo comprobar que soy demasiado desconfiado y me cuesta trabajo creer. ¿Creer en qué? Esa es la pregunta y la respuesta la tengo yo, lo único que necesito es creer en mí. Es algo sencillo, pero como siempre, ando complicándolo todo.
Sus palabras me han servido mucho, aún retumban en mi cabeza ¿qué necesidad tengo de ponerme de mal genio? Bueno, eso no es nuevo para mí, pero desde que retorné del Quininí mi vida ha cambiado de una manera que verdaderamente estoy asombrado, mi relación familiar ha cambiado mucho, y eso me llena de motivos para seguir adelante.
Cuando regresé del Quininí tenía la completa seguridad que no probaría nunca mas el Yagé, es bastante desagradable el sabor y los síntomas, pero ahora que estoy analizando las experiencias he cambiado de opinión y he estado conversando con mi esposa para que los dos asistamos a un ritual con el debido respeto que esto merece.
Ricardo estoy muy agradecido porque con usted me he sentido bien.
He tenido un cambio sorprendente, mi esposa lo ha notado y eso es maravilloso para mí.
Muchisísimas gracias.
Cordialmente
Jesús Gutiérrez

(Técnico electricista - 41 años)
YT - Septiembre - 2009

 

Y me empezaron a rodear, a cercar.
Los árboles, las raíces, la yerba…
Los lobos, los perros y las panteras
Como si fuese su presa

Me rozaban
Me circundaban
Me lamían

Comprendí que no era su presa
Era el reencuentro
con amigos ancestrales
Y dije:
¡Gracias por reconocerme!

Del césped
brotaron ojos malignos
que parecían aniquilarme
Les pedí permiso
para acoger mis miserias
Como un agujero negro
absorbieron todas mis impurezas
La agresión era contra ellas
Entonces la tierra
transformó la miseria en danza

Y abusando de su generosidad
le dije:
¡Muéstrame mi mayor obstáculo!
Y me lo mostró así:
Yo sentado en el trono
de la vanidad, el poder, las insignias…

Lucho

YT- Mayo - 2009


 

Querido Ricardo: Todavía esta llenándome la experiencia linda que tuve en tu evento del fin de semana pasado. Me gustó muchísimo tu taller, como lo organizaste, y te quiero agradecer nuevamente por ese espacio.
Con un abrazo grandote
Angelika Braun

Kahunamana
Marzo 31 - 2009
 

 

He vuelto a creer en la aurora

En la mirada desprevenida del otro

He vuelto a creer en la aurora

Sin el temblor en los huesos

Sin la mirada acusadora del otro

He vuelto a creer en la aurora

En los tibios rayos del sol

En la cercanía de los cuerpos

Sin la incertidumbre del mañana

Sin el peso del ayer

He vuelto a creer en la aurora

Siento que renazco contigo

Que mudo la piel

De hombre acorralado en su propio ser

He vuelto a creer en la aurora

Lucho

YT- Noviembre - 2008

 

Gracias Ricardo por permitirnos tener esa bella experiencia y por servir de guía, ha sido de las experiencias más maravillosas de la vida. Te doy las gracias por recibir a Maira, creo que todo ya lo conversamos…
El yagé, me enseño muchas cosas, ahora debo meditar en eso… La experiencia con el taita ha sido fabulosa; de seguro iré al Putumayo para aprender cosas que yagé quiere enseñarme, y conocer la familia de taitas.
Claro, estaré con ustedes de nuevo el próximo año, compartiendo otra experiencia. Ahora lo que más quiero es poder decirle a mi padre que el yagé cura, y sacarle la enfermedad que su cuerpo padece. Y en eso voy a pedirte ayuda para que se lo hagas entender con tu conocimiento sagrado.
Gracias de nuevo Ricardo, te deseamos de parte de Maira y de parte mía una feliz navidad y un prospero año por venir. Salud y buena pinta. Que tu misión sea recompensada y que cada día te vuelvas más sabio, y aprendas cada día a ser mas humilde y a ser mas noble, para que evoluciones en tu progreso espiritual y material... y que logres entender el mundo cada día mejor.
Andrés David Carrillo

YT- Noviembre - 2008
 

 

Seminario-Taller-Ritual
Yagé Terapéutico

Descripción: English Version


Próximo:
Enero 25, 26 y 27–2013
Yagé en el Quininí
Informes:
chamanic@visionchamanica.com


¿Qué es este evento?
El Seminario–Taller–Ritual Yagé Terapéutico es un espacio para la utilización de recursos y procedimientos de la Medicina Tradicional Indígena del Putumayo, con carácter Terapéutico, Intercultural y Laico. Se realiza en condiciones que legitiman y hacen provechosa y segura la experiencia de purgarse con esta planta de conocimiento –el yagé–: Preparación de los participantes, la orientación de líderes experimentados, y un marco ritual de contención y control de la experiencia.

 

 

 

 

 

Descripción: D:\SITIO\images\Qunini-Piedra-del-Indio.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 ¿Por qué en el Quininí?
El cerro del Quininí –la “montaña de la luna”–, ubicado en jurisdicción del municipio de Tibacuy, Cundinamarca, es un sitio de poder y ceremonial de los antepasados Panches. Está a 2133 msnm y allí efectuaban estos indígenas sus rituales. Se puede visitar en su cumbre la cueva de los Panches y en el camino a la cumbre se pueden observar petroglifos que registran la presencia de esta tribu y sus actividades.
Nos proponemos, con la realización del Taller “Yagé Terapéutico” allí, honrar esta tradición y potenciar la experiencia de los participantes en un sitio de espectacular belleza propicio a una experiencia inolvidable.


En su desarrollo el Taller tiene 3 fases:
1) Preparación: Se instruye a los participantes sobre dietas y cuidados en los días anteriores a la experiencia. El día Viernes, hacia las 6:00 p.m., se dictará a los participantes e interesados una charla informativa con material audiovisual, sobre el tema del “Yagé y Salud”. Las prácticas preparatorias se inician el Sábado con prácticas para “Despertar los Sentidos”, Ejercicios de Segunda Atención, el tránsito de la "Cueva de los Panches", “Danzas Sagradas”, prendida de la fogata y ceremonia del abuelito fuego.

2) Ritual: Es nocturno y ofrecido por un Taita (ó Médico Tradicional Indígena), asistido por terapeutas no-indígenas. Comienza con el ofrecimiento del brebaje a todos los participantes y continúa con los cantos, músicas y danzas de esta tradición. Incluye procedimientos de sanación, colectivos e individuales, que ejecuta el Taita.

3) Elaboración: En esta versión del Quininí, además de un intercambio verbal de los participantes, la elaboración continúa en un  ejercicio personal de atención, a través de una caminata.

El yagé (o ayahuasca) es una planta medicinal –purgante– y de conocimiento. Es considerada sagrada y usada por las etnias originarias del piedemonte andino–amazónico de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. En la preparación del brebaje, también denominado yagé entre los indígenas de la zona colombiana, se utiliza el bejuco mismo (Banisteropsis caapi) acompañado de hojas de chagropanga (Diplopteris cabrerana) y se ofrece en ceremonia o ritual de sanación acompañado de cantos, música y danzas propios de esta tradición médica.

 

Descripción: D:\SITIO\images\YT-Eventos-2012.jpg

Si desea información y/o conceptualización más detallada solicite artículos de soporte a chamanic@visionchamanica.com

Vea fotos de anteriores ediciones en:

http://www.visionchamanica.com/Eventos/YT-Purga-con-Yage-2012.htm

Descripción: D:\SITIO\images\linea_chamanica_2.gif

Los Objetivos

1. Introducir al ceremonial de la planta sagrada del yagé a través de sustentación informativa y prácticas preparatorias.

2. Visitar y honrar un sitio de extraordinaria belleza y tradición propiciando una experiencia terapéutica sustantiva para los participantes.

3. Aproximar al conocimiento del yagé, a la experiencia de su poder sanador y al empoderamiento que proporciona el autocuidado de la salud.

4. Propiciar la interrelación entre los participantes, identificando propuestas y objetivos comunes.
 

Descripción: D:\SITIO\images\linea_chamanica_2.gif

Los Invitados

La convocatoria es abierta, pensada para personas relacionadas con la temática de salud/enfermedad, y para cualquier persona que decida asumir la responsabilidad sobre su propia salud. Menores de 18 años deben contar con el acompañamiento o consentimiento escrito de sus padres, previa entrevista informativa.

 

Descripción: D:\SITIO\images\linea_chamanica_2.gif

Facilitación del Taller

Ricardo Díaz Mayorga. Sociólogo. Investigador de las Medicinas Tradicionales Indígenas. Director-Editor de la revista Visión Chamánica y de www.visionchamanica.com  .

La sesión ritual y la toma del yagé serán ofrecidas por un Taita, o Médico Tradicional Indígena, oriundo del Putumayo.
 

__________________________________________

Testimonios

Hola Ricardo
Quiero agradecerte por tan maravillosa experiencia. Cada uno de los componentes del taller está muy bien elaborado, me gustó mucho la empatía que hubo entre los participantes; la actividad de despertar de los sentidos cumplió su función a cabalidad. Las danzas circulares fueron espectaculares, fue muy relajante y una nueva experiencia de desarrollo físico.
La toma del yagé fue algo muy especial, cada momento cumplió su función importante, la música (tu armónica, los tambores, los cantos, etc.), el proceso de limpieza y la retroalimentación al día siguiente fueron muy bellas.
En fin, quiero agradecerte por brindarme esta oportunidad de conocerme a mí mismo y de explorar nuevas alternativas y culturas a través de la experimentación y el proceso de apertura hacia los demás.
Quiero decirte que en mi puedes encontrar un amigo incondicional, y espero poder servirte de ayuda en el momento en que lo necesites.
Oscar Pardo
(Administrador de Empresas – 30 años)
Taller YT-81, Agosto de 2008
 

Hola Ricardo
Primero que todo deseo agradecer su colaboración en el desarrollo de la terapia con yagé de este fin de semana [Taller YT-79 de Junio 20-22/08]. Mi agradecimiento es extensivo a Fresia, por sus aportes y por la interesante introducción a las danzas ceremoniales. Asimismo al Taita, persona muy conocedora del tema, supremamente sencilla y colaboradora.
En segundo lugar, considero que la forma como han estructurado esta terapia, supera en calidad, estructura y desarrollo, a otras que se ofrecen en nuestra ciudad, deducción que resulta, de algunos comentarios recibidos de amigos, que la han adelantado en otros centros, donde básicamente hacen una introducción y acto seguido se efectúa el ritual.
Igualmente, es importante resaltar la calidad humana y el grado de calidez del grupo que estuvo en la práctica. Realmente es un gusto haberles conocido y en forma general haber compartido las experiencias y expectativas en cada caso.
Deseo seguir profundizando en la búsqueda de los mecanismos y prácticas, que ayuden al mejoramiento personal.
Un abrazo.
Julio César Mejía

(Economista y Administrador - 53 años)
Junio 23 - 2008

 

Ricardo tiene razón en cuanto a que no hay que esperar que algo o alguien nos arregle la vida. Lo digo porque yo fui con esa intención y lo más lindo que me pudo haber pasado fue darme cuenta de que sólo yo puedo hacerlo... Esta toma me dió claridad en cuanto a muchas dudas en mi vida, por así llamarlo; a veces siento que estuve dormida o ciega por algún tiempo y ahora veo las cosas desde otro punto de vista y me doy cuenta de que todo en nuestras vidas está conectado... absolutamente todo. No hay que ignorar las cosas que nos pasan por el frente, hay que encontrar el sentido, porque lo hay...
Tury, Esteticista, 33 años

 

Sin embargo, tengo que confesarle que estoy deseoso de volver a sentir todo aquello que experimenté esa inolvidable noche en que conocí ésta maravillosa planta, a la cual le tengo una mezcla de respeto, miedo y el sentimiento que embarga a un alumno por un maestro.

Andrés, Médico Cirujano U.N., 29 años

 

El yagé despertó mi interés por lo natural, a no tener miedo cuando miro en mi interior, de lo que he hecho, de cómo voy en la vida y de lo que puedo aportar a los demás; por mi cuerpo, por los seres y creencias de los antiguos moradores de estas tierras. Me enseñó que la tierra es poderosa y que los frutos que surgen de ella lo son aun más.
El yagé no fue la fórmula mágica para conocerlo todo ni saberlo todo, pero de una forma muy especial era lo que necesitaba para llegar al despertar de los sentidos.
Javier, Psicólogo, 27 años

 

Hay momentos en que ningún adjetivo cabe o sirve para describir muchas cosas. Para mi es el inicio de un viaje que no terminará, y que siempre buscará senderos bonitos que compaginen con los deseos de la mente y el corazón. Al principio sentí mucho miedo de perder mis cabales mentales, pues afloraba la racionalidad en la que me he desenvuelto toda mi vida. Ahora, recuerdo aquellos instantes y me llenan de buena vibra.
Julio César, Contador Público, 31 años

 

Y ya de regreso a la cotidianidad impregnada de la experiencia, surge en mí la siempre presente pregunta ¿Y cómo ser consecuente en lo cotidiano con lo vivido y experimentado?
Marta Rocío, Terapeuta ocupacional, 42 años


Un viaje hacia adentro, una introspección, un despertar. ¿Volvería? Si que lo haría. Aun no, debo darme un tiempo para apropiarme más de mi experiencia y aplicarlo a mi vida, pero lo haría sin duda aunque no llevaría a nadie conmigo pues creo que cada cual debe llegar allá en su propio andar. Eso sí, quien llegue allá no será por casualidad, y por mil cosas que escuche, lea, o investigue, nunca sabrá del todo como será hasta no estar metido en cuerpo y alma en ese viaje interno que parece un danzar, un danzar como las increíbles, calurosas danzas que alrededor de una vela y con la energía de la tierra fluyendo desde los pies a la cabeza tuve el gusto de experimentar.
Andrea, Diseñadora Gráfica, 26 años

Mis sentidos se fueron agudizando hasta tal punto, que pensé, si sobreviviría a un estado alucinatorio sin una ruta propia de vuelo, ya que los temas contemplados pasaban a manera de una galería de destellos luminosos.
El descubrimiento perenne fue que soy un guardián del fuego, que hablo su lenguaje y conozco de los alcances que puede tener cuando se desboca en su intento de encontrar la libertad, esa libertad que nadie puede siquiera hurgar o controlar a su antojo, cosas elementales del devenir humano que nunca será tarde para indagarlas y disfrutarlas.
Pocho, Sociólogo, 32 años

Alucinando descubrí visiones fantásticas, de las que no me acuerdo muy bien, o de las que mi mundo consciente no me deja acordarme o relatar pues van más allá de lo que puedo ver, sentir o expresar. Fui consciente de mis sueños, navegué en aguas tranquilas, me reí con mis fantasmas, disfruté con mis abuelos, sonreí de mi vida, me relajé muchísimo. Hay mas cosas de las que puedo decir. Estando allí y bajo los efectos sin engaños del bejuco sentí que allí era mi sitio en esa hora y ese lugar; eso fue algo de lo que me tranquilizó tener certeza.
Pero las percepciones sobre mi vida diaria no pararon allí, me cuestioné sobre mi labor docente, y descubrí las ganancias que puedo encontrar al compartir las tareas con mis alumnos, el acercamiento al que esto me puede ayudar; decidí que al adjudicar tareas extra texto, yo como ejemplo debo también llevarlas a cabo y ser el primero, y que mi ejemplo sirva a los demás.
Vladi, Publicista y Profesor, 28 años

Entonces la armónica nuevamente sonó, con una tendencia casi inconsciente tomé unas hojas que habían a mi lado y las coloqué en mi plexo, en el vientre y sentí como volvía. Instintivamente me así del árbol, su brillantez e instantáneamente, observé como las ramas de él iban hacia diferentes lados, como sus hojas se dirigían en diferentes vertientes casi como caóticas, pero en verdad era armónico, el caos supuesto era inexistente, su tronco se erguía armónicamente y vi como todo era uno solo, el agua fluía y la sentía dentro del árbol, los insectos cantaban para todo y para nada, todos eran ser para todo y para nada, mi mano entonces tensó el árbol y me hice uno también con todo, escuché al fondo los sonidos y empezaron a fluir.
Luis Omar, Abogado, 32 años

Al iluminar un pequeño rinconcito del subconsciente, a veces podemos ver patrones en nuestras vidas que nos han llevado a cometer los mismos errores una y otra vez. Al traer los patrones a la conciencia, tenemos la posibilidad de cambiarlos, o sea, de crecer. Muchas veces, son precisamente nuestros esquemas estancados los que contribuyen a la enfermedad.
Tobi Panter, Médica natural, 41 años

Gracias a Fernando por sus danzas sagradas y también a Ricardo por las suyas un tanto más paganas: "con sentimiento compadre". Gracias a Florentino por su amor y su sabiduría y a los músicos por toda su inspiración en una de las noches más hermosas de mi vida. Espero volver a recibir el privilegio de que la plantica me permita tomarla. Y ojalá que sea de nuevo en ese sitio maravilloso que nos tocó en suerte a todos los participantes de este taller; un lugar particularmente mágico y especial.
Gabo, Realizador de cine, 24 años

Y quizá lo que más interesante me pareció, fue al otro día, cuando ya todos hubimos descansado, cuando nos reunimos para compartir nuestras experiencias; ver la reacción de cada uno. Ver la cantidad de conclusiones que cada cual saca de ello. Y sobretodo, me pareció importante el comentario de Ricardo, que decía que lo que cada cual experimentó, es como un mapa de sí mismo, y que corresponde a cada cual darle sentido y aprovecharlo; y tener en cuenta que lo que se busca, no son milagros.
Andrés, estudiante de Medicina en Medellín, 21 años

 



Yagé, tecnología del alma

 
El yagé es una tecnología del alma. O sea, la aplicación de un conocimiento construido en la experiencia a ese conjunto de características que podemos denominar “el alma”: conciencia de la Trascendencia y del Misterio; conciencia de mi realidad presente –coyuntura espacio-tiempo–; conciencia de mi cuerpo.
Si lo anterior se da en nuestras vidas, podemos decir que estamos conectados: con nosotros mismos, con lo íntimo de nuestro ser, y con esa dimensión ignota que unifica todas las partes del universo infinito –cualquiera que sea la representación que tengamos de ello y el nombre que le demos–.
Ese estar conectados es lo que nos permite vivir, dar sentido a lo que hacemos, tener identidad y seguridad, coordinar adecuadamente la realidad con los nombres que se dan a las cosas. Es lo que nos permite estar al tanto de nuestro cuerpo, de su buen funcionamiento, de la manera adecuada de alimentarlo y ejercitarlo; –o sea, estar sanos, cuando nos enfermamos es que estamos desconectados; primero, de nosotros mismos–. Nos permite también reconocer nuestro momento histórico: dónde estamos, qué tiempo vivimos, qué configuración tiene la sociedad en que estamos insertos, y qué hacemos allí nosotros; cómo estamos puestos en el aquí y ahora. Y también, sentir, experimentar, la conexión con aquella realidad cósmica que nos rebasa en su comprensión.
Cuando vivimos la conexión, cuando la experimentamos, podemos decir que tenemos alma ó ánima: ánimo de vivir y de hacer nuestra tarea. Cuando nuestra alma se apaga, o se pierde, estamos enfermos. La conexión es un estado de plenitud, de satisfacción, de iniciativa, de creatividad, de productividad, de alegría de vivir.


Descripción: D:\SITIO\images\YT-Jun2010-promo.jpg

 

El yagé es esa “tecnología” –creada ancestralmente por la cultura médica originaria del Putumayo– que nos permite vivificar esa conexión, o recuperarla cuando se ha perdido. La preparación del brebaje, el ritual de su ofrecimiento, los cantos en lengua arcaica, las interpretaciones musicales, las danzas, las invocaciones y sahumerios; los colores, plumas y vestimentas; toda esa “procesión polifónica y multicolor”, son los componentes de esa tecnología, son el saber que los médicos indios han recibido de sus Mayores, y que constituye el marco de referencia para nosotros los “occidentales”, o no-indios, que nos permite elaborar los términos simbólicos de nuestra propia conexión.
Eso es la purga: abandonar elementos simbólicos o “nominativos” (denominaciones, palabras, conceptos, enfoques, puntos de vista, principios) que no son útiles, que nos desconectan, por otros, adecuados a nuestra realidad, a nuestra vida y a nuestra tarea. Es sentir, experimentar lo que hay más allá de las palabras, aquello que es inefable, sin palabras, y que para conocerlo hay que vivirlo.
Este es el marco comprensivo con el que se propone el espacio de utilización de este recurso de la medicina tradicional indígena denominado Seminario-Taller-Ritual “Yagé Terapéutico”.

[Ilustración: Pintura del ayahuasquero (yagecero) peruano Pablo Amaringo, qepd, tomada de "Ayahuasca Visions" ]
 

______________________________________________________________________

 

¿Para qué purgarse con yagé?

  La manera como entendemos y practicamos la medicina del yagé es integral: todo el ser humano, incluido su espíritu, y no solo una de sus partes. Entendemos también lo terapéutico en un sentido amplio: la purga con yagé no solo sirve para sanar –limpiar, expulsar lo que nos enferma–, sino para prevenir –vigorizar, fortalecer nuestro ser–.

Pero más allá de sanaciones momentáneas o superficiales, para tener salud de manera permanente es necesario cambiar algo de nuestra vida que no funciona o que está mal. ¿Qué? Por ejemplo, hábitos alimenticios, costumbres insanas, actitudes negativas… etc.

Descripción: D:\SITIO\images\Taitas-Tigres.jpg

Todas las propuestas actuales de desarrollo humano, de evolución personal, de crecimiento espiritual que hacen terapeutas de todo tipo –médicos, psicólogos, incluso guías espirituales– hacen énfasis en eso: para tener una vida saludable es necesario cambiar.

Pero ¿cómo pasar de las palabras a los hechos? ¿cómo darnos cuenta nosotros mismos de la necesidad de ese cambio? La experiencia de purga con yagé nos proporciona la oportunidad de cambiar nuestro punto de vista respecto de nosotros mismos, y por eso, de salir de esquemas, de ideas, de fijaciones y de interpretaciones inadecuadas sobre nuestras vidas, lo que nos facilita por tanto vislumbrar más claramente las decisiones de cambio.

Esta es la diferencia –la contundencia– de esta terapia frente a otras.

 

 

 

El yagé un rito iniciático

Otra manera de entender la purga con yagé es como iniciación o “rito iniciático”; aquella práctica en las comunidades tradicionales en la que algunas personas eran admitidas a la participación y conocimiento de ciertos misterios o saberes secretos.
La iniciación, o las iniciaciones, con la modernidad pueden haber perdido elementos ceremoniales y rituales, y definitivamente aquel halo mistérico y secreto que tenían –aunque sobreviven las sociedades secretas y sectas que hacen de estas representaciones parte fundamental de su actividad–. Pero la práctica de adquirir, y de transmitir, los conocimientos más esenciales –y en general todos los conocimientos– en cualquier materia, se mantiene en la sociedad actual, a través de los sistemas de educación a todo nivel, con sus propias ritualidades y ceremonias.
Resumiendo, entendemos la iniciación como el ser introducido a un conocimiento especial a través de una ritualidad. Tal es el sentido como hablamos del yagé como rito iniciático.
Ahora bien en el caso del yagé ¿cuál es ese conocimiento especial?
Debe saberse, que a dicho conocimiento se accede a través de un estado de trance o Estado Modificado de la Conciencia provocado, dentro de condiciones rituales, mediante la ingestión de un brebaje preparado por los médicos indígenas del Putumayo denominado yagé.
En dicho trance, cada participante a través de su historia personal y su conocimiento anterior acumulado en la memoria y en los meandros del subconsciente, accede a una representación propia de la dimensión trascendente. Las imágenes, escenas y visiones que se le representan retoman elementos de la formación de la persona, de sus creencias anteriores, incluso de sus miedos y ansiedades, de “lo que quiere ver”; pero también de “algo” que viene exteriormente a su conciencia y que lo conecta con lo que podríamos llamar “la trama profunda de la Vida”, o “el flujo incesante de la Energía”, o “la presencia insondable del Espíritu”, o dicho de otra manera una conexión con el Misterio, con lo que desconocemos, pero de una manera específica a cada quien.


Descripción: http://www.visionchamanica.com/images/cena2.jpg

 

Ese es el conocimiento especial en el que nos inicia la purga con yagé, y que puede propiciarnos el cambio del punto de vista desde el que analizamos y comprendemos nuestra vida y el sentido que ella tiene. Algo como la mejor comprensión de nuestro destino y de la manera de construirlo en nuestro accionar cotidiano.
Dicho conocimiento nos permite también empoderarnos y hacernos cargo de nuestra existencia, con nuestra propia visión de lo trascendente, y relativizar y adaptar discursos, creencias y dogmas de interpretación de esa trascendencia, a la que ahora accederemos sin intermediarios.
Somos iniciados entonces en un camino de conocimiento del Misterio, camino que tenemos que transitar nosotros mismos durante el lapso de nuestra existencia, en este espacio y tiempo que nos correspondió, y que concluye solo con la muerte. Por lo que en vida estaremos siempre “completando”, “perfeccionando”, “actualizando” ese conocimiento en nuestra conciencia, y aportando con nuestras acciones a lo que nos conecta con una realidad mayor a nuestra existencia, como quiera que la entendamos.
Tal es la iniciación que nos puede proporcionar esta planta maestra el yagé o ayahuasca.

 

 

¿Por qué es aconsejable purgarse?

La purga es un concepto extraño a las terapéuticas occidentales actuales. Incluso cuando se reconoce solo hace alusión a la limpieza del tracto digestivo o a la eliminación de parásitos. Pero ese resultado lo obtienen hoy en día con procedimientos que son imperceptibles para el paciente: no hay traumatismos o efectos “fuertes” o dolorosos.
Desde la visión integral de las medicinas tradicionales

la purga es algo más amplio, que incluye limpieza y prueba de otros sistemas –los endocrinos o el inmunitario, por ejemplo– y otras dimensiones del ser, como la emocional, la psíquica y la espiritual. Y el procedimiento implica, ciertamente, una prueba fuerte, incluso dolorosa; que pone a prueba también la presencia de ánimo de la persona, que templa su carácter y su disposición ante la vida. No es algo fácil, blandito, dulce, confortable… aquella vía facilista a la que nos tiene aconductados el sistema consumista en boga.


La propuesta de purgarse –con yagé o con otro enteógeno– hace más relación con un procedimiento de depuración y de prueba, en el que atravesamos una situación de dificultad, que nos prepara para la dureza de la vida misma. Y esa prueba es por lo menos en 3 niveles.
En lo espiritual o trascendente, es actualizar en nosotros estas nociones. En medio de la barahunda de confusión y ruido que vivimos ¿hay algo trascendente? ¿hay algo sagrado? Las certezas sobre lo trascendente, lo espiritual, o lo sagrado funcionan en la profundidad de nuestro conocimiento, puede ser en la forma de “un sentido o norte de la vida”; pero tenemos que ponerlo al día, volver a “experianciarlo” a menudo, para que no se pierda en la cotidianidad y la confusión reinante.

 

Descripción: D:\SITIO\images\Amaringo1.jpg


La purga mental es también una purga de la nominación. La atosigante circulación de información –de ideas, de narraciones, de mensajes, de imágenes, infinidad de palabras–, hace indispensable para nuestra salud mental que estemos siempre alertas a comparar la realidad con las representaciones, constatar los hechos contra las ideas, las palabras mismas con su significado. Cada día estamos aprendiendo a leer de nuevo. Siendo conscientes de la impermanencia, del cambio, cada día estamos ajustando las significaciones de las palabras, o aprendiendo nuevas palabras, nuevos puntos de vista, nuevos lenguajes…
Y el vehículo en el que todo esto transcurre es nuestro cuerpo, nuestro ser físico: el que come, el que duerme, el que camina bajo la lluvia, el que ama. Es frecuente, que por estar dedicados a procesar nuestras dimensiones mental y espiritual nos olvidemos del cuerpo (vivimos demasiado en la cabeza, en la mente). Este desconectarnos del cuerpo es fatal: no estamos al tanto de los mensajes y requerimientos del cuerpo, descuidamos la comida, aplazamos el ejercicio… y llega, desde luego, la enfermedad.
Remover todo este complejo de aspectos que se suceden en nuestra realidad y hacerlo simultáneamente, es a lo que llamamos PURGA. Puede ser un recurso extremo

cuando ya no vemos otra salida–, o puede ser un recurso preventivo de despertarnos, de estar alerta. Y la salud es eso: estar vivos, despiertos, alegres, conscientes, alertas…
La purga con yagé es una buena alternativa para lograrlo.


[Ilustración: Pintura del maestro ayahuasquero (yagecero) peruano Pablo Amaringo, tomada de www.pabloamaringo.com ]

 


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil: 310-785 9658
Bogotá, Colombia