Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044

Su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

Comentarios

El artículo es muy interesante, pero falta la tabla de medidas de cintura en hombres y mujeres que estén en riesgo según el estudio.
Carmen M. Rodríguez Díaz
Enero 1 - 2009

Re/ Esas medidas, del perímetro de cintura, están en el artículo sobre el Índice de Masa Corporal-IMC (que también es bueno para establecer los riesgos del sobrepeso), y son: 90 cms. para hombres y 80 cms. para mujeres.

 


   

 

 

 

 

 

 

 

 

Tipos de diabetes

La diabetes se puede clasificar en cuatro categorías, que se distinguen por la manera como aparecen, pero se asemejan en la manera como se diagnostican:
Diabetes mellitus tipo 1: Se da cuando se pierde rápida o progresivamente la masa de células beta, a expensas de un daño inmunológico, es decir, el paciente produce anticuerpos contra sí mismo y mata todas las células beta produciéndose la hiperglucemia. Aparece a temprana edad, en niños de 8, 9 ó 10 años. La prevalencia de esta diabetes es del 2%.
Diabetes mellitus tipo 2: Aparece a partir de un proceso patológico que puede durar entre 5 y 15 años. El paciente que la padece produce insulina que no es suficiente para la demanda de azúcar que tiene su sangre, lo que motiva a que se origine una mayor cantidad, hasta que un día se agota y cuando esto ocurre se genera la hiperglucemia. La persona que la sufre suele ser obeso y tiene otros factores de riesgo. Con un adecuado y oportuno tratamiento se detiene la muerte de células beta.
Diabetes mellitus gestacional: Es la que padecen algunas mujeres durante el embarazo, que tiene factores de riesgo como la obesidad, o que ya han sufrido diabetes en un embarazo anterior, o las que han tenido abortos recurrentes. Si la mujer no se cuida después del embarazo, en 10 años puede desarrollar diabetes mellitus tipo 2.
Otros tipos específicos de diabetes: Cuando hay una afección previa. Por ejemplo: los pacientes con cáncer de páncreas, si le quitan la mitad del páncreas la producción de insulina se reduce y aparece la hiperglucemia.
 

 

Inicio  >  Salud y chamanismos > Diabetes


 

Ojo con el Azúcar
Ponga en cintura a la Diabetes

Por: Gabriela Rodríguez Salgado - Unimedios

Tomado de UNPeriódico - Abril 13 - 2008
http://unperiodico.unal.edu.co/ediciones/110/06.html 

Cada noche, Óscar Rodríguez, un ingeniero electrónico de 34 años de edad, se levantaba al baño cerca de 4 ó 5 veces. Su frecuencia urinaria aumentó porque durante el día tomaba abundante agua y jugos de fruta con y sin azúcar, “lo que fuera para calmar mi sed”. Empezó a notar que perdía peso y lo relacionaba con la cantidad de veces que iba al baño a causa del líquido que consumía.

En octubre de 2005 la empresa en la que presta sus servicios realizó a sus empleados una revisión médica, que incluía exámenes de sangre. El médico laboral revisó los resultados y le preguntó por su trabajo. En la conversación el doctor vio los niveles de glucosa y exclamó: “¡usted es diabético!”

El resultado revelaba que Óscar tenía su nivel de glucemia en 380mg/dL1, una cifra que demandaba una acción médica urgente. La noticia lo deprimió y no era para menos, pues en su familia dos personas habían muerto por complicaciones a causa de la diabetes. Además, no podía creer que una persona de su edad, 31 años en el momento del diagnóstico, tuviera una enfermedad, que muchos erróneamente asocian, como de “viejitos”.

Ya no había marcha atrás. Necesitaba un tratamiento de contingencia que le permitiera controlar los síntomas y que detuviera el deterioro de sus órganos.

“La diabetes es un síndrome heterogéneo que se caracteriza por hiperglucemia, que significa que el paciente tiene niveles de glucosa superiores a los normales en la sangre (más de 126 mg/dL en ayunas y/o 200mg/dL dos horas después de ingerir 75g de glucosa).*

La glucosa es el azúcar que viaja por la circulación y es utilizada por el cuerpo para producir energía”, explica la profesora Clara Pérez Gualdrón, de la División de Lípidos y Diabetes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia.

Los niveles superiores a los normales intoxican el cuerpo y deterioran órganos como los riñones y los ojos, en primera instancia. También el sistema circulatorio empieza a presentar complicaciones que pueden llevar al paciente a padecer problemas cardiovasculares.

Una herencia que pesa

El doctor Álvaro Márquez Zuccardi, especialista en diabetología de la Escuela de Graduados de la Sociedad Argentina de Diabetes, afirma que “la diabetes tipo 2 es un interjuego entre una información genética que el individuo tiene y el medio ambiente”.

Los latinos son más propensos a la diabetes, a causa de factores étnicos de la herencia prehispánica, pues “nuestros antepasados eran personas que debían enfrentarse a la escasez de alimento y tenían que salir a recogerlo o almacenarlo. Con la escasez, los genes se volvieron más eficientes y lograron que el cuerpo acumulara energía en forma de grasa”.

Es así como estos genes se suman a la sobreoferta de alimentos del Siglo XXI, con la que las personas consumen comida rica en energía en cualquier lugar y momento, razón por la cual son más propensas a la obesidad, el principal factor de riesgo de la diabetes.

Pero para el médico diabetólogo Alejandro Díaz Bernier, “hay que tener una condición genética para hacer diabetes. Los que poseen herencia de sus padres diabéticos lo más probable es que carguen el gen. Existen algunos nunca lo manifiestan, pero cuando se presentan factores como la obesidad y el sedentarismo, no hay la menor duda de que este gen se expresará”.

Y es que en el proceso de transformación de la glucosa, en el que el cuerpo debe eliminarla o convertirla en energía, la información genética de las células es determinante. De ella depende que el hígado y el páncreas puedan cumplir adecuadamente su función.

Cuando un alimento ingresa por vía oral al organismo, es digerido y fraccionado en sus partes más pequeñas, hasta que se convierte en glucosa. Luego, pasa al torrente sanguíneo, que la transporta hacia el hígado, en donde se concentra y transforma.

La célula es un elemento independiente aislado de su contexto pero que se comunica constantemente con él, y la insulina, hormona producida por el páncreas, es la encargada de facilitar la comunicación con las células hepáticas. Este proceso de aceptación e ingreso al interior del hígado es conocido como captación de glucosa.

“En la medida en que la señal de la insulina funcione, vamos a tener más eficiencia en la captación de la glucosa, para que se mantenga dentro de la célula, que es en donde debe estar, y no fuera de ella, lo que le ocurre al paciente con diabetes”, agrega.

Como la glucosa no está entrando a los tejidos periféricos sensibles a la insulina, como el músculo esquelético y el hígado, los pacientes tienen hambre, adelgazan y se quedan sin energía, pero en su sangre presentan una gran cantidad de glucosa que está intoxicando su cuerpo.

Alarma mundial

La Organización Mundial de la Salud, OMS, alertó sobre la prevalencia que la diabetes tiene en el mundo, pues para el 2005, 180 millones de personas vivían con la enfermedad y se calcula que para el 2030 la cifra de duplicará.

En este mismo año, la OMS calcula cerca 1,1 millones de muertes a causa de la diabetes, pero aclaró que “esta cifra podría subestimar la verdadera carga de diabetes, porque en muchos pacientes que la han padecido durante años la causa subyacente de sus muertes es la cardiopatía o la insuficiencia renal. Otras estimaciones que toman en consideración los decesos a los que ha contribuido la diabetes indican que cada año se producen aproximadamente 2,9 millones de muertes atribuibles a esta causa”.

Con estas cifras en vertiginoso aumento, la OMS declaró la diabetes y sus factores de riesgo como la obesidad y el sedentarismo, una epidemia mundial que pone en peligro a la población, sin importar condición económica, religión o edad.

Cambio en el estilo de vida, única terapia

Según la Asociación Colombiana de Diabetes, actualmente en Colombia la prevalencia de diabetes mellitus en la población adulta es del 2%, es decir, cerca de 441.000 seres humanos. De igual manera, de acuerdo con el II Estudio Nacional de Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas, Enfrec II, realizado en 1999, el 4,3% de los adultos presenta un estado de glucemia alterada en ayunas; esto equivale a 920.000 personas.

La profesora Pérez aclara que este valor pudo ser subestimado, porque se utilizó la glucometría como método de determinación del nivel de glucosa. “Por esta razón, tomamos como base los datos publicados en la revista Diabetes Care, en 1993, en los que se presenta una prevalencia del 7%, pues el estudio se basó en pruebas de tolerancia oral a la glucosa, en ambos sexos, en edades entre los 30 y 64 años. Es importante resaltar que la mayoría de los casos se presenta en áreas urbanas”, explica.

Los principales factores de riesgo para la diabetes mellitus tipo 2 son la obesidad, el sedentarismo, la hipertensión, el colesterol y los triglicéridos altos, factores que están determinados por el ritmo de vida actual. Pero para los médicos consultados, y para la OMS, la única manera de prevenir el aumento de muertes a causa de esta enfermedad crónica es “un cambio terapéutico en el estilo de vida, en donde la correcta alimentación y el ejercicio sean el eje”, dice la doctora Pérez.

Se considera obesidad central cuando las mujeres tienen más de 88 centímetros del perímetro de cintura y los hombres, más de 102 centímetros.

Por su parte el doctor Díaz Bernier ha buscado varias alternativas para que sus pacientes y personas en riesgo entiendan que es necesario prevenir con una sana alimentación y “al menos media hora diaria de ejercicio” los factores de riesgo.

“Cuando se da un fármaco como tratamiento para la diabetes este buscará mejorar la deficiencia de insulina que tiene el paciente. Pero no se logra nada con que la persona tome el medicamento sino tiene un control en los alimentos y se ejercita. Por eso es que fracasan la mayoría de los tratamientos”, afirma Díaz Bernier.

Para él lo mejor es erradicar de la comida el azúcar de cocina, la miel de abejas, la panela y los jugos, y aumentar el consumo de frutas enteras y verduras, así como reducir el consumo de grasas y de harinas.

La distribución alimentaria recomendada es:

– Carbohidratos complejos y simples en 50-55%: los carbohidratos complejos son los que se encuentran en el arroz, los granos, el pan blanco, y los tubérculos, y los simples son los carbohidratos procedentes de frutas y verduras.

– Grasas hasta 35%: preferiblemente las que se encuentran en el aceite de oliva o canola y en los pescados de aguas marinas frías.

– Proteínas entre 15-20% y abundante fibra, mínimo 30 gramos al día.

*Esta medida significa miligramos sobre decilitros, que determina la cantidad de moléculas que hay en la sangre. En este caso son moléculas de glucosa en una muestra de sangre.


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia