Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044

Su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

Comentarios

 


 


   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto en Home, tomada de:

http://mattovermatter.com/2011

 

 

 

 

 

 

Hasta hace poco la palabra meditación despertaba reacciones de escepticismo y se asociaba con los movimientos de nueva era y misticismo. Hoy en día estos prejuicios han disminuido sustancialmente en gran parte por la evidencia científica y en parte porque la gente ha empezado a descubrir que esta práctica consiste simplemente en el desarrollo de la atención.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio  >  Salud y chamanismos > Atención Plena


 

Psicología y Meditación
La Práctica de la Atención Plena

Mindfulness
Por: Manuel Manotas

 

Ilustraciones tomadas de: palmbeachtherapysolutions.com

La atención plena (mindfulness) es la práctica intencional de presenciar directamente, momento a momento cada suceso, acontecimiento o evento. Esta práctica consiste en estar presente, o en contacto con todo lo que ocurre interior y exteriormente sin filtros ni lentes de juicio. Siguiendo una metodología, el participante cultiva la presencia de su cuerpo y mente; viviendo en el aquí y en el ahora.
Considerada como esencial en la meditación Budista, esta práctica también es un componente clave en otras tradiciones religiosas y espirituales. Es más, se puede argumentar que todas las tradiciones espirituales tienen alguna versión de dicha práctica.

Aunque esta práctica tiene una historia de dos mil quinientos años en contextos espirituales, a finales de los años setenta Jon Kabat-Zinn, Ph.D de la universidad de Massachussets desarrolló un protocolo completamente laico. En su inicio este programa de 8 semanas, llamado Reducción de Estrés Basado en Atención Plena (Mindfulness-Based Stress Reduction MBSR), fue utilizado para enseñar esta forma de meditación a pacientes que sufrían de dolor crónico por causa de diversas enfermedades. Desde entonces se han desarrollado numerosos programas basados en la atención plena. Adicionalmente en los últimos veinte años han surgido un gran número de estudios científicos que demuestran la efectividad de la atención plena. En particular un estudio publicado este año mostró que personas que participaron en un entrenamiento diario de 45 minutos por ocho semanas, tuvieron un incremento de materia gris en áreas del cerebro que tienen que ver con atención, regulación emocional y aprendizaje.

Hasta hace poco la palabra meditación despertaba reacciones de escepticismo y se asociaba con los movimientos de nueva era y misticismo. Hoy en día estos prejuicios han disminuido sustancialmente en gran parte por la evidencia científica y en parte porque la gente ha empezado a descubrir que esta práctica consiste simplemente en el desarrollo de la atención. Todos tenemos que prestar atención en diferentes momentos y la meditación de atención plena no es más que la práctica de cultivar y mantener dicha atención.

Cuando empezamos a prestar atención al funcionamiento de nuestra mente nos empezamos a dar cuenta que ella está constantemente pensando en posibles futuros, recapitulando el pasado y criticando a los demás y a uno mismo. Esta crea toda clase de opiniones, juicios, y comentarios que tendemos a creernos, creando un gran nivel de sufrimiento innecesario. Sin embargo, podemos liberarnos de esta tortura aprendiendo a observar la mente sin creer en ella ni identificarnos con su constante bombardeo. Esto no es una tarea fácil, pero con la práctica se puede llegar a niveles de libertad interior.

Cuando empezamos a desarrollar nuestra capacidad de atención plena nos damos cuenta de que hemos estado perdiéndonos gran parte de nuestras vidas por la costumbre de vivir en piloto automático. Recuerde lo que desayunó esta mañana. ¿Estaba usted realmente desayunando? ¿Estaba prestando atención a las sensaciones de masticar, salivar y pasar? ¿Estaba usted presente con su experiencia prestando atención a las sensaciones corporales o estaba usted distraído? Lo más probable es que usted estaba en piloto automático víctima de sus pensamientos como la mayoría de los seres humanos. Si estaba realmente presente con la experiencia de comer, felicitaciones, pues estaba practicando atención plena. Con el desarrollo de la atención plena empezamos a vivir una vida más rica, llena y con más dimensión.
Otro factor importante y relacionado al mencionado en el párrafo anterior, es que tenemos la tendencia a vivir en nuestras cabezas ignorando el resto de nuestro cuerpo, sacrificando una gran parte de nuestro ser. Por medio de la práctica de la atención plena aprendemos a estar más presentes con nuestros cuerpos recuperando este precioso contacto. Del mismo modo desarrollamos una sensibilidad que poco a poco nos permite percibir información acerca de nosotros mismos que la mente con sus facultades cognitivas por sí sola no puede percibir.

Por ejemplo:
Aprendemos a discernir sensaciones minúsculas en nuestro cuerpo que algunas veces pueden ser reacciones a estímulos externos. En estos casos dichas reacciones tienden a crecer creando sufrimiento, que se puede manifestar en ansiedad, angustia, depresión, etc. Sin embargo cuando descubrimos estas sensaciones en su comienzo las podemos liberar evitando así el sufrimiento.

Todo ser humano experimenta un rango de emociones como dolor, alegría, rabia y tristeza. Algunas de estas emociones no son placenteras y la tendencia es querer deshacernos de ellas. No obstante, cuando practicamos la atención plena podemos desarrollar la capacidad de estar con cualquier emoción dejándola correr su curso sin necesidad de cambiarla o manipularla. En otras palabras dejamos de ser víctimas de nuestras emociones y de estímulos externos. Esto nos conduce a vivir la vida de una manera más dinámica, con más plenitud y libertad interior sin estar constantemente peleando con nuestra experiencia.

La práctica de la atención plena es supremamente sencilla. Es tan sencilla que puede ser muy difícil entenderla. No hay artículo, libro o charla, que nos pueda hacer entender cómo funciona esta práctica. La única manera de entenderla es experimentándola directamente. Para empezar esta práctica solo hay que estar donde estamos, no importa cuales sean las circunstancias. El único requisito es la disposición de trabajar con nosotros mismos y de prestar atención a lo que ocurre en nuestros cuerpos y mentes.
 

Escrito por el autor para visionchamanica.com

Publicado en Octubre 4 de 2011
 


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia