Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044

Su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

Comentarios


 


   

 

La autora, etnóloga alemana, con un ya largo recorrido en Colombia, presenta en este artículo la novedosa técnica terapéutica del Proceso Personal del Poste Totémico, que estudió con su creador, el psicólogo estadinense Eligio Stephen Gallegos. Técnica que, a través de la visualización profunda de imágenes de animales inscritos en los chakras del cuerpo, puede llevar a los pacientes a conocer información sobre sí mismos que de otra manera no sería posible acceder, para producir la autosanación.
Presentamos esta técnica, no difundida hasta ahora en Colombia, como una muestra más de esa tendencia que se perfila entre los trabajadores de la salud/enfermedad occidentales, de adoptar o incorporar
elementos de técnicas terapéuticas del conocimiento ancestral indígena a su práctica médica. Muestra además que los diferentes enfoques terapéuticos pueden ser complementarios, abriendo la perspectiva a la multiculturalidad médica.
Margrit, de nuevo en Colombia –diciembre 2012–
, estará por algunos meses en nuestro país, dispuesta a realizar con los interesados, talleres y aplicaciones de esta Terapéutica.

 

 

 

 

 

 

La Autora

Margrit Jütte, nacida en Leipzig , Alemania, es Etnóloga y Facilitadora de Imaginación Profunda y Canto Sanador.

Ha estudiado las culturas indígenas de Colombia: Ingas y Kamsá del Sibundoy,  desde 1996 y Kofanes del Bajo Putumayo, desde 2000 hasta la actualidad. Su tesis de maestría en Etnología/Etnoliteratura, sobre los Carnavales del Valle de Sibundoy ha sido publicada (aún solamente en alemán) en 2005 (“Regenbogenfest. Bei kolumbianischen Indianern” VUP ["Fiesta del Arcoiris. Con indígenas colombianos"]); actualmente escribe su tesis de doctorado sobre el uso del Yajé y su contexto cultural entre los Kofanes.

www.margrit-juette.de

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mosca mantuvo su palabra. Volamos a través del túnel. A través de mi cuerpo detonaron violentas oleadas de energía, que sin las suaves corrientes de aire de sus alas no hubiera podido soportar. Cuando después de un buen rato nos encontramos al otro lado del túnel, en mí algo sustancial se había modificado. Me sentí liberada de una carga que llevaba por muchos años. La mosca me había sacado precisamente de ese punto del que hasta el momento ninguna terapia había podido llegar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Eligio Stephen Gallegos, Ph.D.

Nacido en Nuevo México/EEUU, psicólogo, fundador del método del Proceso Personal del Poste Totémico, en la actualidad se encuentra trabajando en varios  países en la formación de facilitadores/as, incluyendo terapeutas, artistas, profesores y personas interesadas en su crecimiento personal a través de la imaginación profunda.

www.esgallegos.com  www.deepimagery.org


Bibliografía

“The Personal Totempole Process. Animal Imagery, the Chakras and Psychotherapy“

“Little Ed and Golden Bear“

“Animals of the Four Windows: Integrating Thinking, Sensing, Feeling and Imagery”

“Into Wholeness. The Path of Deep Imagery“

 

 

 

 

 

Cuando un día estaba trotando, se dio cuenta que efectivamente, en sus chakras habitaban distintos animales, y comenzó a comunicarse con ellos, igual que con seres vivos. De esa manera, el recibió importante información sobre sí mismo, y sobre el estado en que se encontraban sus distintos centros energéticos.

Inicio  >  Salud y chamanismos > Visualización Sanadora


 

Imaginación Profunda
Dimensiones Vivas: Los Animales-Chakra
Por Margrit Jütte

 


Nunca olvidaré mi primer encuentro con los Animales-Chakra, los animales de los centros principales de energía de mi cuerpo. En mi corazón topé con un poderoso oso marrón; él se alegró mucho de que lo visitara, me ofreció miel y quiso que yo lo abrazara, finalmente me exigió que bailara con él. Durante la danza se transformó varias veces en un oso polar y luego de nuevo en un oso marrón. Cuando le pregunté si solo podía ser blanco u oscuro, me dijo: “ambos, pues las polaridades siempre se pertenecen entre sí”. Hasta ese momento no sabía que los osos estuvieran informados sobre las polaridades. Reímos mucho.

Después, poco a poco, el oso se fue poniendo serio y dijo que yo debía llamar a mi animal del plexo solar. Surgió un magnífico león con piel de visos dorados y cálidos, aunque con ojos bien tristes. Le pregunté qué necesitaba de mí. Dijo, “simplemente ven hacia mí”. Me agradó mucho desde el primer momento y me acuné estrechamente al animal. De pronto vi una masa oscura y pegajosa que vino hacia el león y él se hundió miserablemente en ella. Esto sucedió muy rápido y no hubiera podido ayudarlo, estaba fuera de mi alcance. De repente estaba todo oscuro, me faltó aire, me invadió el pánico y quise huir. Esa sensación la conocía muy bien; había venido surgiendo en mi vida regularmente y a pesar de terapias prolongadas por años, y de mi conocimiento de los traumas infantiles que se escondían detrás, hasta ese momento no había logrado resolverlas.

Sin mayor conciencia, había llegado a ese Taller, en un pequeño pueblo de la región de Allgäu (sur de Alemania), y sólo en ese momento supe que estaba en las mejores manos: Eligio Stephen Gallegos, oriundo de Nuevo México y quien hacía treinta años había desarrollado el método de la imaginación profunda (PTPP©); me acompañó en cada nuevo viaje interior y me aconsejó ahí, que llamara a aquel animal que en ese momento del sentimiento pudiera estar en mí. Apenas hice eso, zumbó alrededor de mi nariz una mosca grande. Me pareció asquerosa y no la quise. Steve sugirió que saludara a la mosca y le contara, cómo me sentía con ella. Se lo conté. La mosca dijo al respecto que se sentía un poco triste por eso, y que a pesar de eso no podía hacer nada para cambiarlo. Mientras mantuve de esa manera el contacto con el animal pude verla mejor y sentí que de alguna manera la mosca podía parecerme simpática. Después volvió la sensación de ahogo, y con él el pánico de muerte, que creció hasta lo insoportable.

"Cuéntaselo a la mosca", me recomendó Steve. La mosca se acercó a mí y se puso a batir las alas para mí, con lo que pude recibir aire, mientras que nos íbamos volando a través de un túnel. Es para mí importante atravesar "esta cosa", opinó ella, y dijo que yo simplemente debía sostenerme de ella. Mi pensamiento empezó a entrometerse, puesto que lógicamente la mosca era demasiado pequeña como para que yo pudiera colgarme de ella. Pero el animal me impulsó con sus alas y la duda que había provenido de mi pensamiento desapareció.

“No tengas miedo, estoy contigo”, afirmó la mosca, y me preguntó: “¿Estás lista?”. Yo tenía mucho miedo, pero estaba lista. Era claramente por esa razón que estaba allí en ese Seminario, lo que sólo supe en ese momento. La mosca mantuvo su palabra. Volamos a través del túnel. A través de mi cuerpo detonaron violentas oleadas de energía, que sin las suaves corrientes de aire de sus alas no hubiera podido soportar. Cuando después de un buen rato nos encontramos al otro lado del túnel, en mí algo sustancial se había modificado. Me sentí liberada de una carga que llevaba por muchos años. La mosca me había sacado precisamente de ese punto del que hasta el momento ninguna terapia había podido llegar.

Cuando le di las gracias dijo que yo debía iniciar pronto un viaje y que también debía encontrarme con mis otros animales, puesto que en ese momento ella debía irse. Yo estaba completamente llena de respeto por esta pequeña y generosa mosca. Pude sobreponerme con la que hasta ese momento era la estrategia desconocida del viaje interior, que desde allí pude percibir como algo confiable y verosímil.
Así, al cierre de esa experiencia, comencé mi formación al lado de Stephen Gallegos, en quien desde el primer momento reconocí su manera amorosa y su infaltable presencia que valoro profundamente.

 

El profesor Dr. Eligio Stephen Gallegos, anterior Director del Instituto de Psicología en la Universidad Mercer de los EEUU, estudió las enseñanzas de C. G. Jung y trabajó con viajes de imaginación, tal como se aplican en la Psicosíntesis. Desde 1979 ha trabajado como psicoterapeuta en la costa oeste norteamericana, donde desarrolló su interés por los postes totémicos de los indígenas de la costa del noroeste. Los postes totémicos son allí tallados a partir de un tronco y constan de varios animales sentados uno sobre otro. La palabra "Tótem" proviene de la lengua algonquina y significa "parentela", o también "espíritu protector". Un tótem representa la mayoría de las veces a un animal o a una planta, ocasionalmente también a un elemento del paisaje o a un fenómeno meteorológico. El tótem está, de manera muy estrecha ligado a los hombres, conceptualización que no es exclusiva de Norteamérica, sino que se encuentra en numerosos otros pueblos indígenas del mundo.

El ordenamiento de los animales sobre el tronco del totem le recordó a Stephen Gallegos los centros energéticos superpuestos (chakras) del cuerpo humano. Cuando un día estaba trotando, se dio cuenta que efectivamente, en sus chakras habitaban distintos animales, y comenzó a comunicarse con ellos, igual que con seres vivos. De esa manera, el recibió importante información sobre sí mismo, y sobre el estado en que se encontraban sus distintos centros energéticos. Gallegos quedó especialmente impresionado cuando de manera espontánea, los animales se organizaron en un círculo y quisieron conocerse unos con otros. Formaron entonces un concilio y pudieron desde ese momento actuar en grupo, lo que Stephen Gallegos sintió como supremamente sanador.

Stephen Gallegos comenzó inmediatamente a aplicar esa experiencia la con sus pacientes. En su primer libro "The Personal Totempole Process" él escribe:

"Estaba profundamente impactado por la manera como los animales-chakra actuaban. Parecía que ellos conocieran profundamente las dimensiones internas de los hombres, tenían acceso a informaciones que ni yo ni mis pacientes conocían. Sabían a qué ritmo de vida avanzar en la terapia, intervenían en ella de manera muy sutil y apropiada. Además estaban llenos de humor. Eran los terapeutas más diestros que yo hasta el momento hubiera conocido. Se preocupaban no sólo de que los pacientes se curaran, sino también de que alcanzaran su totalidad".

Así comenzó el trabajo de Eligio Stephen Gallegos, que en ese momento lo llamó Proceso Personal del Poste Totémico (“The Personal Totempole Process“ PTPP©), y que desde entonces no ha dejado de desarrollar. Gallegos es cofundador del Instituto del Retorno a la Tierra (Returning to Earth Institute) así como cofundador y director del instituto internacional para la investigación de la visualización (International Institute for Visualisation Research - IIVR), que investiga en el campo de las imágenes mentales. Hasta el día de hoy, él trabaja en todo el mundo en la formación de facilitadores/as para la imaginación profunda (PTPP©).

Es mucho lo que se podría analizar acerca de mi experiencia con la mosca de mi viaje. En cuanto a los viajes al mundo de las imágenes interiores, no se trata necesariamente de traducir lo vivido a la dimensión del pensamiento, puesto que la dimensión de las imágenes interiores posee su propia inteligencia y sabiduría.
Desde esta forma de trabajo con la imaginación, las imágenes interiores no están predeterminadas, como si es el caso en los viajes de la fantasía. Por el contrario, ellas se crean por sí mismas desde lo profundo de la persona que viaja, quien por ese medio entra en contacto consigo misma, en algún lugar profundo. En ese lugar profundo habita un conocimiento antiguo.

Los seres con quienes nos encontramos en nuestro viaje (y que en su mayoría se muestran en forma animal, aunque no siempre) son mucho más que símbolos: son una expresión viva de una parte esencial de la personalidad. Saben precisamente, frente a qué se encuentra la persona, y la guían hacia una experiencia que corresponda. Mientras que establecemos una relación viva con estos seres interiores, entramos en contacto con nuestra propia energía vital, y desde esta dimensión dentro de nosotros recibimos apoyo para nuestro crecimiento y nuestra curación, y así estaremos profundamente cobijados en el proceso de lograr bienestar y nutrición tanto interior como exterior.

"El problema principal consiste en haber perdido el vínculo de las distintas partes de nuestro yo. Es una necesidad urgente contar con todas nuestras partes y comunicarnos con ellas a menudo. Sólo así, comienzan nuestras acciones a provenir de un centro, que mantiene contacto y está en armonía con la totalidad de nuestro ser". (E.S. Gallegos)

A menudo los animales que encontramos en estos viajes son salvajes y libres, llenos de vida; a veces están amarrados, enfermos, heridos y necesitan de nuestro cuidado. A veces, viven dos animales en un centro energético, y ahí podemos ayudarlos a acercarse entre ellos. A veces nos acompañan en un sueño, que de esa manera resulta una valiosa experiencia de crecimiento, a menudo ellos nos muestran habilidades y tesoros ocultos. Ellos pueden hacernos experimentar directamente el flujo de nuestra vitalidad y de nuestra creatividad originaria. Los animales nos tratan la mayoría de veces muy suavemente, pero también son capaces de desafiarnos de manera cruda. Y de vez en cuando pueden cambiar su forma. Todo sucede por sí solo.
El facilitador ocasionalmente conduce a la persona viajante a un estado de relajación profunda, mantiene el espacio y genera apoyo, de manera que la comunicación entre el viajero y los seres interiores que encuentra en su viaje, se mantenga.

“Mi tarea no es llevar al paciente a construir una relación conmigo, aunque yo me preocupe por ella y esté profundamente concernido con su desarrollo. Mi objetivo es ayudar al paciente para que construya una relación especial consigo mismo, que lo guíe y lo apoye hacia su desarrollo", escribe Gallegos sobre su tarea como facilitador.
Luego de mi primer contacto con Oso, León y Mosca en el invierno de 2003, me he encontrado con muchos más animales, y aún hoy me encuentro en este gran viaje interior. Cada uno de estos viajes con mis seres interiores significa un paso más en el regreso a mí misma, de regreso a mi núcleo auténtico esencial, a mi plenitud, vitalidad y creatividad originarias:

"Reconozco cada vez más cuán notables criaturas somos los seres humanos, cada uno de nosotros. Cuánta vitalidad se esconde en nosotros, que va mucho más allá de lo que entendemos por vitalidad. Una vitalidad que es increíblemente creativa. Una vitalidad cuya existencia no hemos honrado y que hemos ignorado puesto que no se ajusta a la teoría de nuestra cultura occidental..." (E.S. Gallegos)

Y precisamente, hacia esa vitalidad única que habita en cada uno de nosotros nos guían los animales y todos los otros seres de nuestro mundo interior cuando estamos listos a zambullirnos en las grandes dimensiones del sentir y a "sumergirnos en las imágenes mentales, es decir en sus exigencias", (E.S. Gallegos).



Traducción realizada del alemán por Camilo Robayo [Artículo publicado originalmente en Enero 2012, en la revista alemana “Einfach-ja - Revista para la meditación, la creatividad y la curación”], y cedida por la autora en exclusividad para visionchamanica.com . Revisión de estilo en español por Ricardo Díaz. Derechos Reservados.

Publicado por visionchamanica.com en Diciembre 30 de 2012.
 


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia