Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044

Su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

Comentarios

Opinión – Medicina Kuna
He leído la entrevista, muy interesante, a Abadio Green sobre la medicina Kuna. Quisiera saber si está medicina es practicada sobre no kunas, en mi caso, chilena, con posible parte de sangre mapuche. Si es posible quisiera saber a quién podría contactar para mayores informaciones. Gracias. Un abrazo.
Mariella Sola
Mayo 7 - 2012
Re/ Estoy enviando este mensaje a Abadio Green Stockel (pinikti@yahoo.com) , a quien hicimos esta entrevista y autoridad del pueblo tule (kuna). Puedes ponerte en contacto con él para mayores especificaciones sobre esta medicina y sobre su posible aplicación por fuera de su marco étnico.

R. Díaz - visionchamanica.com
 

Quería conocer acerca de la cultura kuna, sus historias. Lo importante: hay que dar palabras a la juventud, por que son futuras generaciones para nuestro pueblo kuna, y para que no olviden su cultura y su tradición.
David
Estudiante de Psicología
Universidad de Panamá
Octubre 1 – 2010
 

Como kuna, como kunkidule, olodule, me siento alegre, porque hemos avanzando cada día. A mi me parecen bien estos archivos, muchos jóvenes kunas que no conocen nuestra costumbre pueden conocerla por medio de este Internet. Como cristiani kuna quiero decirte, no queremos que aprovechen en nuestra cultura, trabajemos bulaccua, tuicua, para ayudar nuestra nabguana, para terminar fuera de la comarca somos pueblo, saludo. Ahora me encuentro en Nicaragua, también soy futuro, de mi comarca, soy futuro misionero, chao.
Raúl Pérez Díaz
Marzo 21 - 2010
 

Estas prácticas tradicionales sobre las medicinas son de suma importancia para la investigación en la comunidad educativa. Saber acerca de las medicinas alternativas culturales de los grupos étnicos nacionales.
Rogelio Champuro
Noviembre 6 - 2009
 

Muy bacano que empecemos a ver quiénes somos y cómo nos reconocemos, esto es importante para que Colombia y el mundo sepa que la población indígena merece respeto y que tenemos mucho que aprender de ellos e incluso de nosotros mismos, antes que adoptar un discurso eurocéntrico y racista, que confunde la diversidad y la diferencia con la desigualdad. ¿Entonces vamos a seguir permitiendo que nos digan salvajes, rústicos y atrasados?
Ahora con ese discurso de Civilización con el que quieren convertir a todo el mundo en un fracasado y olvidado europeo, en un pueblo que no valore su cultura y permita que nos engañen con los espejos de la mierda de Europa, vaya que somos tercos.
Ferney Herrera
Julio 8 - 2009
 

Fuera de serie, fabuloso.
Jorge Brown
Nov. 23 - 2008

 

En estos días agitados de un pueblo resuelto del que tengo herencia, viene a mi memoria un poema que hice en honor a Abadio "Águila" y otros más. Agradezco me den su dirección de correo electrónico para escribirle.
Anape
Oct. 27 - 2008

 

Hola, espero que estés bien de salud. Te cuento que las grabaciones se han hecho para aprender, o sea solamente los aprendices tienen las grabaciones... Puede que existan grabaciones, puede que sea un canto corto, porque cada canto varía la duración, y los secretos de los cantos no se graba, sino se transmite al alumno a nivel oral.
Un fuerte abrazo
Abadio Green Stocel
Coordinador
Programa de Educación Indígena
Facultad de Educación
Universidad de Antioquia
Mayo 11 - 2008
 

Me podrían decir de como conseguir los CD de los cantos terapéuticos. Gracias.
Marcos Emiliani
Mayo 7 - 2008

Re/ Que sepamos, no existen tales grabaciones. Si algún lector las conoce le rogamos informarnos.
 

Me parece perfecto esta publicación, así por lo menos la gente conocerá un poco de la cultura indígena que lucha para no desaparecer.

Esteban Arosemena
Enero 8-2008

 

 


 


 


   

 

 

 

Sobre Abadio Green

Su nombre tradicional es Manipiniktikiya, que traduce "el nacimiento de la plata nueva". Indígena Tule (kuna), nació el 30 de junio de 1957 en Sasarli Nulatuppu, comarca Kuna Yala en Panamá. También en Panamá hizo sus estudios de educación secundaria. Graduado en Filosofía y Teología de la Pontificia Universidad Bolivariana, en Medellín, Colombia. Es además magíster en Etnolingüística del CCELA de la Universidad de los Andes, de Bogotá. Fue presidente de la Organización Indígena de Antioquia -OIA- en 1993. Presidente de la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, entre 1993 y1997. Investigador intercultural que ha estado estrechamente vinculado a la formación de maestros indígenas en la comunidad Tule de Caimán Nuevo en Necoclí, Antioquia. Actualmente Abadio es el presidente de la organización Indígena de Antioquia -OIA—.

Es además creador literario.

 

 Fotografías:

En el Home:

Indígena kuna

tomada de:

www.galenfrysinger.com

En ésta página:

Mola –artesanía textil propia de los kunas.

tomada de:

www.motivation-tools.com

 

 

Libro sobre los Kunas

Hemos encontrado un importante documento que no dudamos en recomendar a quienes quieren profundizar sobre la cultura Kuna, incluida su cultura médica.

Se trata del libro "Formas del habla Kuna. Una perspectiva etnográfica" del antropólogo estadinense Joel Sherzer. Es coedición de Abya Yala de Ecuador y el Movimiento Laicos para América Latina - MLAL, de 1992.

Particularmente, en la dirección de la medicina, recomendamos el Capítulo IV, Curaciones y Magia: Aconsejando a los espíritus.

Pronto publicaremos aquí apartes de este documento.

R. Díaz - Septiembre 2010

 

 

 

 

 

 

En nuestra cultura se dice que las plantas fueron las primeras personas, antes que el hombre; fueron los que escucharon los mandatos de nuestros creadores y por eso son seres mucho más cercanos a ellos. Los hombres no, los hombres no vimos a los creadores, sabemos de ellos por la historia, porque hubo hombres y mujeres que soñaron con las plantas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo creo que todavía hay de 18 a 20 cantos sagrados, para curar distintas enfermedades

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para nosotros lo fuerte es la limpieza del cerebro, la limpieza del cuerpo, que además es una prevención, dicen los viejos: eso es lo que tenemos que hacer, porque así estarás protegido de todas las enfermedades que nos rodean

Inicio  >  Salud y chamanismos > Medicina Kuna - Tule

Medicinas Étnicas
La Medicina Tradicional Kuna (Tule)
Entrevista con el dirigente Kuna Abadio Green Stocel - Manipiniktikiya
Por: Ricardo Díaz Mayorga

Medellín, Colombia, Octubre 2 de 2006.

La etnia Kuna o Tule es binacional. En Panamá, más numerosa, pueden ser unas 60.000 personas, y en Colombia unas 1.500. Entre los dos grupos hay relación e intercambios permanentes; los mayores se reúnen con frecuencia “a cantar la tradición”. Su medicina es muy compleja, de gran riqueza. Se conoce principalmente por los “cantos terapéuticos” y también por su amplio conocimiento botánico. Para los kunas “las plantas fueron las primeras personas, antes que el hombre; estos seres fueron los que escucharon los mandatos de nuestros creadores y por eso son mucho más cercanos a ellos”.
A continuación se presenta una entrevista realizada al dirigente kuna-colombiano Abadio Green sobre algunas características de la medicina tradicional de su pueblo.
 

P/ En lo que tú conoces ¿cómo comprendes la medicina de tu pueblo?
R/ Entre los kunas la práctica de la medicina se divide en dos formas: una es la de las plantas medicinales y otra son los cantos terapéuticos. Esas dos formas las pueden manejar gente común, gente que puede aprender: yo puedo aprender los cantos terapéuticos, puedo aprender las plantas medicinales.
Pero para ser chamán no, porque en nuestra cultura para ser chamán es desde la gestación en la madre, o sea, desde el vientre de la madre uno ya viene preparado. Y cuando naces, entonces, los viejos te adiestran para que seas buen chamán: ese ser llega a saber dos medicinas, la parte botánica y la parte de los cantos terapéuticos. Pero él tiene una cosa que no todos tienen que es mirar, hacer diagnóstico. Él también aprende a utilizar el tabaco para poder mirar, diagnosticar, y después pensar cómo debe curar. Como él tiene los dos saberes, la parte botánica y la parte de los cantos terapéuticos, de acuerdo con eso procede.
A veces, en nuestra cultura hay gente especialista solo en cantos terapéuticos, no son botánicos; otros son botánicos pero no saben de los cantos terapéuticos. Aunque el que sabe las plantas medicinales si tiene un canto, un saber, porque las plantas para nosotros son seres vivos. En nuestra cultura se dice que las plantas fueron las primeras personas, antes que el hombre; fueron los que escucharon los mandatos de nuestros creadores y por eso son seres mucho más cercanos a los creadores. Los hombres no, los hombres no vimos a los creadores, sabemos de los creadores por la historia, porque hubo hombres y mujeres que soñaron, con las plantas. Las plantas son las que hacen ese papel, cuando uno se interna en los sueños.
Ahora, ¿cómo se cura con las plantas medicinales? En nuestra cultura se plantea que muchas enfermedades no son físicas, no son corporales, son psíquicas y por lo tanto para poder curar al enfermo, lo tienen que limpiar primero. Se puede curar el problema del hígado, el problema de los pulmones, el problema físico, pero si no tiene el alma limpia, si no tiene una limpieza interna, eso no sirve. Se puede curar por un tiempo pero seguirá con la enfermedad.
Por eso, para cualquier tratamiento físico que se hace de una enfermedad, primero al enfermo se lo interna; lo mínimo que se interna son 16 días, máximo puede ser años. Para limpiar al enfermo primero se acude a las plantas; la sangre está débil, el espíritu está débil, entonces hay que fortalecerlos. Para eso te internan, te encierran en un cuarto…

P/ ¿Como una hospitalización?
R/ Podría llamarse así, pero en nuestro caso es un cuarto donde solo tiene la hamaca; ahí no va a tener ningún contacto, ni con su familia ni con otros seres. Solamente lo atiende una anciana y una niña de cuatro años para darle la comida. El que tiene contacto permanente con él, es el botánico, el especialista en las plantas, que cada dos días va cambiando las plantas que se aplican. Hay un gran rigor en la parte de la comida: no hay carne, no hay sal, no hay condimentos, simplemente un pescado chiquito, ahumado, que no tenga mucha sangre. Y así, puede ser un año que comerá así, o pueden ser meses, o mínimo 16 días. Esa es una manera. Ya depende de cómo actúan las plantas y qué cura está habiendo: es la limpieza del cerebro por las plantas.

P/ Explícame, por favor, un poco más sobre los cantos terapéuticos
R/ Uno se sorprende cómo es que los viejos saben la historia y te pueden cantar horas y horas, días… Por ejemplo, un canto sagrado, el de la locura, que se demoran cuatro días cantando y sin repetir… ¿Cómo es que saben eso? Son las plantas. Antes de que yo quiera saber mi tradición, para poder ser profundo, me interno en estas plantas: mi mente se vuelve frágil, porque todas las cucarachas que yo tengo en la cabeza se eliminan; el cerebro se vuelve como el de un niño, que capta tan fácil y rápido… así se vuelve uno. Aunque tengan 50, 60 años, los viejos se siguen bañando con las plantas medicinales.
Te estoy contando de un solo canto no más, pero hay gente que sabe 12 ó 16 cantos y cada canto son cuatro días de canto. ¿Cómo saben? ¿Cómo pueden memorizar esos cantos en su cerebro? Es por las plantas, es que las plantas son un prodigio, son seres que nos dejaron nuestros creadores para poder utilizarlas.
Eso era antiguamente, dicen los viejos, porque hoy en día estamos débiles, débiles espiritualmente para trabajar porque ya no acudimos a las plantas; hoy nuestros jóvenes están estudiando el bachillerato o en las Universidades, sin acudir a las plantas.
Estos seres sabedores de las plantas, tienen que cantar a las plantas, porque esa planta puede curar pero si le hablas, si le dices de donde proviene. O sea, el cantor tiene que saber de la historia de esa planta, quién es su papá, quién es su mamá, cómo fue el parto de esa planta, tiene que saberlo; y el canto es esa conversación. Y si tú sabes, esa planta es aliada permanente de uno: hace prodigios, en otras palabras podríamos decir hace milagros. Pero si tú no eres botánico, si tú no sabes el canto de ese ser, puedes ayudar a curar pero no es tan profundo. Por eso todos los botánicos nuestros saben cantar, saben hablar a las plantas. Eso es lo que nosotros hacemos permanentemente. Deberíamos estarnos bañando con plantas medicinales.
También existe el canto al ají picante, el canto al cacao. Si alguien estando en el monte se asustó y se enfermó, entonces hay que ver si es del susto o es cuestión física; cuando es de susto el corazón está latiendo bien fuerte, y si es una cuestión de enfermedad así corriente el corazón está normal: si el corazón está acelerado es porque hubo un susto y entonces se llama a un especialista en un canto al cacao y el especialista en cacao le canta a las pepitas de la planta del cacao que es el que induce al que tiene que viajar, es el ser que sabe la tradición. Pero antes el enfermo tuvo que haber contado dónde ha estado, si estuvo en el río o en la quebrada, va diciendo en dónde estuvo; lo que hace el especialista del canto es ir por ese camino y va buscando y buscando y va diciendo qué animales encontró hasta que el cacao, el ser de cacao conversa con el ser de la naturaleza y con el sahumerio; el humo que sale del cacao conversa para que le entregue el espíritu que el tiene: el ser, el sapo o la rana, el tigre, o el que sea… y él trae otra vez ese espíritu de vuelta al que está enfermo, y listo, se cura.
También existe el canto de la muerte. Cuando alguien se va a morir es un ser que viaja, el cantor es entonces el que va acompañando al difunto hasta llegar a la sexta canoa de la tierra y lo acompaña hasta la morada de los dioses, ahí lo deja.
También existe el canto del parto. Cuando la mujer está pariendo el especialista se sienta debajo de la hamaca a cantar para llamar a las grandes madres que nosotros tenemos, que hacen un papel independiente de la madre y que van trayendo poco a poco al niño. El canto se vuelve mágico, es como un instrumento para poder que el niño o la niña pueda venir.
Y si la enfermedad es grave grave, se recurre al ají picante; hay un canto del ají que es mucho más peleador para recoger el espíritu de la persona. Es así, son cosas que ocurren en mi cultura que todavía son fuertes. Yo creo que todavía hay de 18 a 20 cantos sagrados, para curar distintas enfermedades. Eso es lo fuerte. Hay otras cosas, para el paludismo, para la fiebre y para las que los viejos utilizan plantas medicinales.

P/ ¿Cuál consideras que es el recurso principal de la medicina kuna?
Me parece que lo más sustancial de nuestra cultura médica, de nuestra tradición es encerrarse uno, comer lo que le diga el botánico y si lo haces, y duras un año, es para que salgas convertido en un sabio. En el transcurso de los sueños esa planta aparece en el sueño, te conversa y al conversar contigo te dirá lo que quieres saber. Hay muchos compañeros nuestros que han aprendido los saberes de la tradición a partir de los sueños por que una planta le transmitió lo que él quería saber.
Eso es una parte. Lo otro son ya las medicinas específicas para curar una enfermedad.
Pero para nosotros lo fuerte es la limpieza del cerebro, la limpieza del cuerpo, que además es una prevención, dicen los viejos: eso es lo que tenemos que hacer, porque así estarás protegido de todas las enfermedades que nos rodean. Por eso hay tanto enfermo, porque no hacen la medicina preventiva, se está volviendo lo mismo que Occidente que no hace la medicina preventiva sino la asistencial, así se está convirtiendo nuestra medicina. Bueno, y porque hay mucha intromisión de la otra cultura que nos está diciendo que nuestra medicina no sirve.
Hay cosas impresionantes de la medicina nuestra. Por ejemplo, un caso que yo conocí, de un tipo que se cayó de un quinto piso y las piernas le quedaron vueltas nada, los huesos astillados totalmente. Y en urgencias del hospital le dicen que hay que amputar las piernas, y este joven dice no, yo quiero ir a mi pueblo, eso ocurrió en ciudad de Panamá. Y lo llevaron a su comunidad y comenzaron a tratarlo, bajo las plantas –hay plantas para que los huesos vuelvan a crecer– y volvió a caminar ese señor: Eso es lo prodigioso, lo hermoso de las plantas medicinales.
Hay otra cosa que es de sustos. Porque nosotros creemos que la naturaleza son seres vivos. Detrás de un animal está una historia; para nosotros el sapo o la rana fueron humanos que engañaron a los primeros hombres, porque los hijos de la rana mataron a la madre tierra, entonces una rana y un sapo para nosotros son seres que deben respetarse: cualquier cosa que yo le pueda hacer al sapo o a la rana me puede perjudicar la salud. Y así mismo los caimanes, los tiburones, o los tigres; o sea, todos los animales, los pequeños y los grandes, todos tienen una historia: son seres vivos que fueron hombres y mujeres antes de nosotros.

P/ ¿Cuáles son los nombres de los diferentes especialistas botánico en lengua tule?
R/ Nosotros decimos nele al chamán, sumaquet al cantor, inadulet al botánico: ina quiere decir medicina y dulet quiere decir el dueño de las plantas o el sabedor de las plantas; sumaquet o sumaquet-tule el cantor o especialista del canto.

P/ ¿Qué otra información existe sobre la medicina de Uds.?
R/ Si, está por ejemplo lo de Carlos Severín, el es un italiano que escribió mucho sobre los cantos terapéuticos, pero dedicado sobretodo al canto de la locura.
De lo que yo he visto sobre los cantos terapéuticos hay mucho en Gotemburgo, en Estocolmo, Suecia. En un tiempo hubo muchos lingüistas suecos que viajaron a la comunidad kunayare y que venían en su barco y estuvieron, meses, años, en el golfo de Urabá. Ellos hicieron muchos escritos sobre esto, pero son muy difíciles de encontrar. Las copias de esos libros entregadas a la comunidad se han perdido, porque ¿quién los cuida? y ¿quién los lee?
Yo tuve un amigo Issacsson, muy bueno el tipo, el quiso entregar todo. Porque en el museo de Gotemburgo está todo, no solo la parte botánica, la parte de los cantos terapéuticos, sino todos los conocimientos que ellos recogieron y hay un museo dedicado a la cultura kuna. Pero ahora entiendo que ya no existe ese museo, hicieron un gran museo, que se llama creo “El Museo del Hombre”, y allí pusieron lo de los kunas.
Sobre la parte botánica de los kunas, creo que muy poquita gente ha trabajado eso.
En Colombia es mínimo. Hay un libro que hicieron los propios kunas, solamente presentando el nombre de las plantas, pero no para qué sirven. Está todo lo del medio ambiente kuna, tanto los animales y las plantas, lo que existe en la comunidad kunayare. Ese libro se consigue en Panamá. Y recién lo ví también en el Ecuador, en Ediciones Abya Yala. Y hay muchas cosas a nivel filosófico, de la cosmovisión de los kunas, pero de plantas específicamente no.
Y hay otro que me regalaron en Ecuador. Este es sobre la parte de la ecología: “Los pueblos indios y sus mitos” de Mac Chapin, estadinense, que resume la historia del mundo Kuna, cómo piensa el tule o kuna. Lo estuve hojeando y hay cosas que vale la pena mirarlas despaciosamente, el título es “Pab Igala, Historia de la Tradición Kuna”, de Ediciones Abya Yala.



Entrevista realizada en Medellín en Octubre 2 de 2006,y editada por Ricardo Díaz para visionchamanica.com . Prohibida la reproducción sin permiso del Editor.


 


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia