Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044


 
Su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

 

Comentarios

 

 

 

 

 






 


 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Inicio  >  La gente vegetal > Valeriana

 

 

Sedante Natural
Valeriana

Valeriana officinalis L.

 

 

De la familia de las valerianáceas es conocida también como hierba de los gatos. Planta perenne, alta y robusta, de hasta 1.5 metros de alto. Tiene tallo grueso, erecto y acanalado; de hojas grandes, compuestas de foliolos oval lanceolados, con bordes dentados. Flores de color rosa pálido, en densas inflorescencias en forma de umbela, ramificadas. Desprenden un olor intenso.
Crece en ambientes húmedos, en bosques húmedos y al borde de las corrientes de agua desde las llanuras hasta las zonas submontañosas, bordes de prados y pastizales.
Se utilizan los órganos subterráneos (rizomas, raíces y estolones). Al ser pulverizada, tiene un color pardo claro y un olor típico, penetrante y desagradable.

Mítica: Valere, en latín, significa estar bien de salud, y se cree que este es el origen del nombre de la valeriana. Se utilizó como hierba medicinal, como eficaz sedante, desde por lo menos el tiempo de la antigua Grecia y Roma. Hipócrates describió sus propiedades, y Galeno más tarde la prescribió como un remedio para el insomnio. En la Suecia medieval, a veces se colocaba en la ropa de boda del novio para evitar la "envidia" de los elfos. En la Edad Media, se usaba como remedio para combatir la epilepsia y llegó a ser considerada una panacea. Se dice de ella que su penetrante olor atrae a los gatos y por ello se la conoce también como hierba de los gatos.


Principios activos: Aceite esencial con valerianato, acetato de bornilo, canfeno, pineno y limoneno, valeranona, valepotriatos (iridoides típicos de la valeriana); ácidos valeriánico, acetoxivalerénico y fórmico; alcaloides –valerina, valerianina y catinina–. Toxicidad leve. En medicina se usa la raíz o habitualmente sus fitoextractos.


Propiedades: Sedante, relajante muscular, hipnótica, antiespasmódica, hipotensora, analgésica. Útil para el equilibrio nervioso. Como somnífero, se recomienda como alternativa natural al valium y a otros productos sintéticos, de efecto más directo pero que crean adicción. Se usa mucho como sedante y calmante en el histerismo, manifestaciones neurasténicas (insomnio, neurosis, calambres abdominales –cólicos–, hiperexcitabilidad, etc.) y en las afecciones menopáusicas. Se emplea en trastornos convulsivos con buenos resultados, sola o asociada a anticonvulsivantes.

Preparación y Dosis: En infusión o decocción, hasta tres tazas al día. También se presenta en tintura, en polvos, pastillas, extracto fluido, jugo de raíz fresca, aceite esencial y decocción para baños.


Precauciones: Evitar durante el embarazo, la lactancia y en niños menores de 3 años. Usada como somnífero, administrar una hora antes de acostarse. Puede causar una cierta dependencia, por lo que no se recomienda usar de forma continuada por más de 15 días, dejando un periodo de reposo entre aplicaciones de entre 15 y 20 días. No combinar con excitantes como el té o el café, ni con otros tranquilizantes. En caso de convulsiones infantiles, consultar antes con un especialista. No administrar aceite esencial a niños menores de 10 años.


Fórmulas:
Infusión contra ansiedad y estrés:
Ingredientes: Valeriana, Melisa, Pasiflora, Hipérico y Anís estrellado, 20g. a partes iguales. Preparación: Una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua, se hierve por 2 minutos, luego reposo por 10 minutos. Frecuencia: Colado se puede tomar hasta 6 tazas diarias. No presenta contraindicaciones.
Infusión contra el insomnio:
Ingr: 20g de raíz de valeriana, 20g. de pasiflora, 10g. de flor de Amapola y lúpulo. Prep: Hervir 2 minutos y reposo 10 minutos. Frec: Luego de colado se bebe en caliente a pequeños sorbos, medio vaso luego de la cena y otro medio una hora antes de acostarse. En caso de insomnio agudo agregar una o dos pastillas de valeriana, 1 hora antes de acostarse.
Infusión hipotensora:
Ingred: Valeriana, Espino albar, Olivo y Muérdago, a partes iguales. Una cucharada sopera por vaso de agua. Prep: Hervir 1 minuto, infundir durante 10 más y filtrar. Frec: Tomar dos vasos al día, después del desayuno y de la cena. Opcional endulzar con miel.

 

Resumen preparado para visionchamanica.com por Ricardo Díaz Mayorga. Publicado en Julio 10 - 2010.
_______________________________________________________________________
 

Investigación en la UN

Descubren nuevas propiedades de la valeriana

Por: Elizabeth Vera Martínez, Unimedios

 

Tomado de: http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/descubren-nuevas-propiedades-de-la-valeriana/

 

Desde el siglo II a. C. la valeriana ya se recomendaba para tratar el insomnio. Hoy, esta planta es conocida por su acción sedante y para combatir la ansiedad y el estrés; sin embargo, sus beneficios podrían ir más allá. Estudios de la UN hallaron nuevas propiedades que podrían ser usadas contra las convulsiones y para el tratamiento de enfermedades neurológicas como el Parkinson.

 

Foto de Víctor Manuel Holguín/Unimedios 

Durante el consejo directivo de una prestigiosa empresa, a puerta cerrada se escuchaban gritos y regaños. De vez en cuando se veía desfilar a los miembros fuera del recinto argumentando ir al baño, pero aprovechaban el momento para sacar de su bolsillo un pequeño frasco cuyo gotero llevaban a la lengua y un poco más tranquilos volvían a entrar al salón a seguir con la faena.

 

Al terminar la reunión, en las canecas de basura reposaba una que otra botellita vacía, en cuya etiqueta se leía ‘valeriana’. Al parecer, la sustancia sí daba resultado, pues finalizada la sesión, de la que parecía iban a salir mal librados, ya no se les veía acalorados sino con una expresión de tranquilidad como si nada hubiera pasado.

 

La valeriana, planta nativa de Europa y Asia, proviene del latín valere, que significa estar saludable o fuerte, y se emplea tradicionalmente como inductor del sueño y tranquilizante.

 

Según los botánicos, existen 150 especies distribuidas por todo el mundo, una de las cuales, V. pavonii, fue estudiada por la química farmacéutica de la Universidad Nacional Sara Emilia Giraldo, quien identificó en los extractos de esta planta sustancias activas con efectos anticonvulsivantes, es decir, que pueden combatir, prevenir o interrumpir las convulsiones o los ataques epilépticos.

 

Acción sobre el sistema nervioso central

El Estudio Nacional de Salud Mental realizado con apoyo de la Organización Mundial de la Salud en el 2003 reportó que en Colombia dos de cada cinco personas presentan al menos un trastorno mental en algún momento de su vida, siendo el de ansiedad el más prevalente (19,3%). En su tesis doctoral dirigida por los investigadores Javier Rincón y Mario Francisco Guerrero, Sara Giraldo tuvo en cuenta esta situación y la discapacidad asociada a desórdenes mentales, por lo que centró su interés científico en las plantas con actividad sobre el sistema nervioso central (SNC), como Valeriana pavonii. “Esta especie crece de forma silvestre en los departamentos de Antioquia, Boyacá, Cauca y Santander, entre otros, y es empleada de forma tradicional para tratar casos de insomnio y ansiedad”, explicó Giraldo, quien resaltó la importancia de sus múltiples usos en indicaciones populares.

 

Estudios fitoquímicos (sobre compuestos químicos que desarrollan las plantas) y farmacológicos con V. pavonii permitieron identificar en fracciones de esta planta extractos activos con potencial para contrarrestar las convulsiones, la ansiedad y la depresión.

 

Anteriormente, el Laboratorio de Farmacología Vegetal de Latinoamérica, Labfarve, había estudiado esta especie y determinó su acción como tranquilizante en estados de ansiedad y terapia de iniciación en insomnios de conciliación no relacionados con perturbación psiconeurótica, según la clasificación del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima).

 

Pero los estudios de la UN identificaron efectos mayores en uno de sus metabolitos. Se denomina Isovaleramid, y es una molécula de tipo alcaloide, es decir, de origen vegetal, reportada por primera vez en esta especie de valeriana. Durante el experimento en el que se comprobó su potencial, dicha sustancia fue aplicada –en dosis controladas–a un grupo de ratones (murinos) que reaccionaron de manera positiva a estímulos eléctricos, mientras otros roedores que no habían sido expuestos al tratamiento presentaron

crisis convulsivantes.

 

Según Giraldo, en la especie pavonii también se encontraron metabolitos (del tipo iridoides) reportados en otras especies de valeriana, que podrían tener efectos neuroprotectores, es decir, con posibilidad de ser usados en el tratamiento de enfermedades neurológicas como el Parkinson.

 

Más propiedades medicinales

La valeriana es una hierba perenne con raíces gruesas y tallo hueco. Alcanza alturas hasta de un metro y sus hojas están compuestas de 6 a 10 pares de folíolos opuestos, que son cada una de las piezas separadas en que a veces se divide el limbo (parte plana y visible) de una hoja.

 

En la medicina tradicional china se le han dado varios usos, por ejemplo, para el tratamiento de úlceras y acné. Su suministro oral alivia malestares digestivos, flatulencias (gases), deficiencias cardiacas, trastornos del tracto urinario y angina (dolor de pecho).

 

Desde comienzos del siglo pasado esta planta fue incorporada oficialmente a la farmacopea (compendio de sustancias medicinales) de muchos países en razón a sus antecedentes. Su componente más importante es un aceite esencial –con un fuerte aroma característico– al cual se le atribuyen sus poderes medicinales.

 

Las cerca de 150 especies de valeriana poseen propiedades sedantes del SNC, de los órganos digestivos y de otros que son regulados por el sistema neurovegetativo, y la convierten en un valioso tratamiento para los dolores de cabeza, los desórdenes nerviosos del corazón y el insomnio, entre otros.

 

Según Giraldo, la comparación cromatográfíca (análisis físico de los distintos componentes de una mezcla que permite identificar y determinar sus cantidades) entre las especies pavonii y officinalis ha revelado una mayor proporción de compuestos en V. pavonii, los cuales podrían estar relacionados con su actividad sobre el SNC.

 

La potencialidad anticonvulsivante de las fracciones obtenidas se evidencia en la presencia abundante de metabolitos tipo alcaloide e iridoide.

 

Este es uno de los avances del grupo de investigación Principios Bioactivos en Plantas Medicinales del Departamento de Farmacia, que continúa con el estudio fitofarmacológico (de la actividad terapéutica de las plantas) y su incidencia en el SNC para aislar, identificar y evaluar biológicamente, in vitro e in vivo, alternativas que contribuyan al tratamiento de las alteraciones mentales, “cada vez más frecuentes debido a las tensiones económicas, políticas y sociales, entre otras, que deterioran la calidad de vida de los habitantes”, concluye Sara Giraldo.

 

 

Reproducido de UN Periódico, edición de Junio 13 - 2010.

Publicado por visionchamanica.com en Julio 10 - 2010


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia