Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044


 

Su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

 

Comentarios


 

 

 

 

 

 

 

 

 

El agua brota como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI. Entre los espectros ambientales que amenazan a la humanidad en el siglo XXI  la escasez de agua dulce ocupa el primer lugar de la lista, particularmente en el mundo en desarrollo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No obstante, gota a gota, la resiliencia se fortalece y una revolución azul emerge, brota, fluye. Nacen iniciativas fruto de la indignación que provoca un modelo que nos condena a la miseria y que privatiza los patrimonios naturales. Iniciativas como el Referendo por el Agua impulsado por distintas organizaciones y colectivos sociales con el fin de defender la soberanía y la conservación de la biodiversidad, así como un derecho vital como es el libre acceso al agua. 

Inicio  >  Eco- Madre tierra > Una Revolución Azul

 

Por el Agua, por la Vida
Una revolución azul
Un proceso que gota a gota se fortalece
Por: José Antonio Torres Moreno.
Confluencia universitaria en apoyo al Referendo por el Agua.

“La destrucción de los recursos hídricos, de las cuencas fluviales y de los acuíferos forestales es una forma de terrorismo.

Negarles a los pobres el acceso al agua, al privatizar la distribución del líquido o al contaminar manantiales y ríos también es terrorismo”.
Vandana Shiva

 



Agua pasó por aquí y, cate que, pronto no la volveremos a ver. Colombia es un país al que los Andes y la Amazonía han hecho privilegiado, pues el agua se manifiesta en las más diversas formas. Mares, caudalosos ríos, lagunas, humedales, pozos subterráneos, importantísimos páramos, majestuosas nieves perpetuas… El agua corre, asciende, desciende, se filtra, alimenta, arrastra, limpia. Fluye. Sin embargo, este proceso se encuentra seriamente amenazado, así como las diversas fuentes hídricas.

Pese a que el planeta Tierra, y nosotros mismos, somos tres cuartas partes agua, parece que lo hemos olvidado y existe hoy una obsesión por imponer modelos y estrategias de producción-consumo que atentan contra la naturaleza. Represas, hidrovías, monocultivos a gran escala, cloacas, urbanizaciones, TLC, IIRSA, privatizaciones. Ya ni el agua escapa hoy a las normativas del free market. La tierra, el agua, las semillas, todo es mercantilizado. Todo se entrega al mejor postor, todo entra al juego del poder arrogante.

Así, el agua brota como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI. Entre los espectros ambientales que amenazan a la humanidad en el siglo XXI –el calentamiento global, la destrucción de las selvas tropicales, la pesca oceánica excesiva-, la escasez de agua dulce ocupa el primer lugar de la lista, particularmente en el mundo en desarrollo. Las malas noticias en torno al agua no son cosa sólo del futuro: hoy día, aproximadamente 1200 millones de personas beben agua no potable y cerca de 2500 millones carecen de sanitarios o de sistemas de drenaje adecuados. Junto a esto, el despilfarro de agua aumenta, así como la contaminación de las fuentes hídricas, la destrucción de hábitats clave como los páramos, el desmantelamiento de acueductos comunales, los distritos de riego para los monocultivos, y las alzas en las tarifas de los servicios de acueducto (que alcanzan incrementos de hasta un 226%).

El gobierno actual, empeñado en la “seguridad democrática” y el inversionismo extranjero, busca afanosamente hacer los mercados más atractivos para la inversión privada. Y el agua no escapa a este afán mercantilista. El afán de “progreso” ha suscitado la transformación de las aguas en baratijas a negociar, a entregar al mejor postor como parte del libre comercio. Por eso se privatizan los acueductos, se expropian territorios ancestrales, se implementan megaproyectos y se violenta la soberanía de los pueblos sobre los territorios y los patrimonios naturales. América Latina sigue trabajando de sirvienta, continúa existiendo al servicio de las necesidades ajenas, del hambre y la sed que tienen las grandes economías de biodiversidad, de tierras, de energía, de aguas…

El fenómeno de “El Dorado” aún subsiste, aunque con matices azules, verdes, rojos… El saqueo continúa y a cambio qué queda: una soberanía hipotecada, selvas y culturas devastadas, una miseria más extendida y unas riquezas aún más concentradas. La “conquista del agua”. Pero nos hemos acostumbrado a quedar satisfechos con migajas, sobras, farándula e ilusiones. Cada día hay más gente, hay más daños al ambiente, hay más daños a los acuíferos, hay más miseria y, ¿qué estamos haciendo? Se viene una crisis, cantada y, ¿qué estamos haciendo? Las aguas se vienen privatizando, las fuentes hídricas se someten al control privado, se provoca y se negocia la sed y, ¿qué estamos haciendo? Se generan y extienden paisajes de miseria, se destruyen la memoria y el encuentro, se erosionan los suelos y el espíritu y, ¿qué estamos haciendo?

No obstante, gota a gota, la resiliencia se fortalece y una revolución azul emerge, brota, fluye. Nacen iniciativas fruto de la indignación que provoca un modelo que nos condena a la miseria y que privatiza los patrimonios naturales. Iniciativas como el Referendo por el Agua impulsado por distintas organizaciones y colectivos sociales con el fin de defender la soberanía y la conservación de la biodiversidad, así como un derecho vital como es el libre acceso al agua. Sin agua no hay vida y resulta absurdo el privatizarla. Así que este referendo se construye como una oportunidad para refrescar la soberanía y la participación política y para repensar las maneras como nos estamos organizando e interactuando con la naturaleza.

Las tarifas en los servicios de acueducto y alcantarillado han tenido un exagerado incremento y simplemente, al que no tiene con qué pagar, le “cortan el chorro”, violentando un derecho vital. Y la cobertura real de acueductos no es la mejor en el país, pues en las capitales de departamento es apenas del 66.4% y en las cabeceras municipales, del 30.5%. Por lo tanto, básicamente con el Referendo por el Agua se quiere:

–Que el acceso al agua potable sea un derecho vital.
–Que se garantice un mínimo vital gratuito para los hogares colombianos.
–Que los servicios públicos de acueducto y alcantarillado no se privaticen y sean prestados por entidades públicas o por acueductos comunitarios sin ánimo de lucro, con participación y control social.
–Que se garantice la efectiva conservación del ambiente para que haya agua abundante y limpia.


Pues, no queda más que recordar que todos somos agua y, por lo tanto, debemos luchar por su conservación. En nuestras manos está el apoyar y sacar adelante este referendo, esta oportunidad, esta lucha por la vida, por la memoria, por la justicia, por la soberanía. Es una lucha contra esos modelos que nos dicen que no hay “otra opción” más que hipotecar nuestras vidas, nuestros derechos, los territorios y la megadiversidad de sus patrimonios naturales. Cada uno de nosotros decide, ¿aguas libres o privatizadas?

Tu firma marcará la diferencia…

Para más información sobre el referendo visiten: www.ecofondo.org ; aguabienpublico.spaces.live.com ; www.aguayreferendo.blogspot.com 


REFERENCIAS

GALEANO, E. (1983). Las venas abiertas de América Latina, Siglo veintiuno editores: Bogotá.

MONTAIGNE, F. (2002). La presión del agua, National Geographic en español, septiembre de 2002, pp. 2-33.

ROBLEDO, J. E. (2008). Con las privatizaciones, la gente deja de comer para pagar las tarifas de agua, intervención en la Comisión Quinta del Senado de la República de Colombia, 20 de mayo de 2008.

 


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia