Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes |
Culturas y Tendencias | Contactos

Revista
“Visión Chamánica”
Website: www.visionchamanica.com
Director / Editor
Ricardo Díaz Mayorga
c/e:
chamanic@visionchamanica.com
 neochamanic@gmail.com

Tel. Móvil: 310-785 9658
Tel. fijo en Bogotá, Colombia:
302 3044

 

su opinión sobre este artículo

Nombre:

E-mail:

Su Comentario:

   

 

 

Comentarios

Me parece muy interesante lo que propones, pero considero que no es una tarea fácil, me pregunto que propuesta tienes para lograr que nuestra humanidad logre rescatar esa capacidad perdida de consciencia con la cual podamos ser responsables de nuestra salud, de nuestro trabajo en éste mundo, de nuestra capacidad de amar, de nuestra capacidad de transformar, de crear, etc., cuando estamos indudablemente inmersos en un sistema capitalista el cual nos moviliza como si fuésemos títeres y en el cual el objetivo principal es la obtención del poder y de lo material con el fin de perpetuar la relación opresor-oprimido, obviamente sin darse cuenta que su ciega actitud (del opresor) lo está arrastrando también al fracaso, a la muerte.
¿Qué propones como solución ante ésta realidad que vivimos y que es la que nos lleva al desequilibrio en todas las esferas?
De la manera mas respetuosa te solicito tu respuesta.
Teresa
Enero 2 - 2011
Re/ Realmente hablo no como político o reformador del mundo, sino desde la convicción de que cada uno de nosotros aportamos a la humanidad,–o al cosmos, o a la eternidad...– desde nuestra propia construcción de conciencia. Es lo que más podemos hacer, sin entrar a integrarnos como títeres del sistema. Pienso que esa conciencia, que se expresa en nuestro grado de conexión con nosotros mismos, con la realidad y con la transcendencia, nos permite también tomar las distancias adecuadas del consumismo, de la "descripción" predominante –como le dice Don Juan a Castaneda–, en fin, del Sistema, para, viviendo dentro de él, poder rechazar todo aquello que no creamos conveniente para nosotros, para la Humanidad y para la Naturaleza, o adoptar aquello que sí (particularmente en lo atinente a nuestra salud personal), y esto sin desgarrarnos o sin extrañarnos de la realidad.

Claro que no es fácil, como en general no es fácil la tarea de vivir con sentido, pero es la más bella aventura que podemos proponernos: hacer de nuestra vida una obra de arte.

 

Saludos. Me interesa mucho el tema. He hecho traducciones sobre él. Pueden leerse en www.lecturasdelayahuasca.blogspot.com
Helmer Hernández
Diciembre 15 - 2009
 

Gracias por el aporte de este artículo cuyo mensaje abre puertas hacia diferentes caminos de comprensión, en donde el origen y el destino de cada uno son el mismo, la salud y la libertad emocional en esta vida.
En mi opinión, este sistema cultural hace que toda explicación de la salud y de la libertad se centre en un solo camino, el “racional”. Este camino no ve más allá de un nivel conceptual y lineal, palabra tras palabra se va construyendo la realidad sobre conceptos previos. Toda la capacidad de trascendencia que poseemos queda relegada a una definición: EMC, como si el estado de conciencia fuera un estado rígido y lo demás son alteraciones.
Este único camino nos ha brindado el poder de crear e investigar desde lo micro a lo macrocósmico, pero no termina de saciar el hambre de trascendencia que todos tenemos.
Creo que esta prohibición por parte de la imposición de la cultura al acceso de lo ilimitado, nos confina a luchar por el poder y, aunque no lo deseemos, nos vuelve violentos. En definitiva necesitamos recuperar nuestra naturaleza integral y ponerla en equilibrio con nuestra razón.
Saludos y también gracias por permitirme participar con mi opinión y un afectuoso saludo!.
Jorge Crescente
Centro Urkumanta de Argentina
Diciembre 2 - 2009
 

Buenos tardes Ricardo. Le escribo en relación al artículo “Yagé, para desmedicalizar la Salud”. Quería felicitarlo por el mismo y comentarle que me gustaría subirlo a la página del centro que dirijo junto a otros profesionales de la salud mental, le dejo el link: www.urkumanta.com
Desde ya lo saludo afectuosamente y me gustaría quedar en contacto por futuras actividades.
Gerónimo Tejedor Arvigo
Noviembre 28 - 2009
Re/ Gracias. A todo sí, Gerónimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto en Home: Planta de yagé.  Tomada por Ricardo Díaz en el Centro Takiwasi, en Tarapoto, Perú.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ricardo Díaz interviene en el Simposio sobre Yagé de Manizales

Foto de Angela Patricia Zea

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio  > Yagé y EMC > Yagé Simposio Manizales 2009


 

 

Yagé Simposio Manizales-Oct.2009
Yagé, para desmedicalizar la Salud
Por: Ricardo Díaz Mayorga
 

Sección central del tríptico "La cena cósmica" del pintor austriaco Heinz Gohl (1934-1999)


El debate académico sobre el yagé, el avance en su conocimiento, tiene una doble importancia. Para el Yagé y sus Operadores: que su utilización sea considerada con respeto y seguimiento. Para la Academia y la Salud: reconocer un formidable recurso terapéutico.

El yagé: recurso terapéutico genérico
El concepto de Estados Modificados de Conciencia es la mejor perspectiva de aproximación de la ciencia occidental a los enteógenos. Los EMC ya han sido estudiados como recurso terapéutico genérico que se remonta a los albores de la civilización humana [cfr. Michael Winkelman].
Los EMC o Enteogénesis (Dios en mí), al producir un estado de ampliación de conciencia, y/o, una conexión con la Totalidad o el Misterio –con Dios, o con la trama de la Vida, o con el flujo de la Energía (expresión multisémica)– inducen una concepción totalizadora de la salud. A diferencia de la medicina convencional es no solo una “técnica de sanar”, de apagar los pequeños incendios de los síntomas, sino una visión integral y profunda de la salud del ser humano.
 

Yagé y Medicina
La práctica médica implica aquel camino complejo que va de lo genérico a lo particular: de la descripción y definiciones sobre las enfermedades a las personas concretas (“Existen enfermos, no enfermedades” – Hipócrates). Hay dos saberes implicados: el del médico y el del propio paciente. Luego no es aceptable una actitud autoritaria del terapeuta de “Yo soy el médico!”, o “yo soy el que sé”. También porque la sanación se da en el paciente y con su participación. Es inconveniente y soberbia la actitud terapéutica de “yo te curo”. Más adecuado y real es contribuir a que el paciente identifique su enfermedad y se “apropie” de ella (cfr. “La enfermedad como camino” Dethlefsen y Dahlke), y proponer alternativas terapéuticas (no ordenar, no mandar, no dominio).
El yagé puede contribuir a esa conciencia y propiciar un paciente empoderado y a cargo de su vida, de su situación y de su destino. Según sea ese grado de conciencia se dan los grados de intervención del médico.

Yagé y Religión
Los conceptos (o representaciones) sobre la divinidad, sobre lo trascendente, no son exclusivos de las formaciones religiosas. No pueden aceptarse monopolios en la representación de lo trascendente. Tampoco los intermediarios son indispensables. En últimas, para cada individuo, la representación que cuenta es la propia.
La anterior idea lleva al concepto de Laicidad, que significa: No poner al mando una confesión religiosa determinada, sino respetar la forma de las creencias individuales, subjetivas. No puede haber objetividad –lenguaje homogéneo– en este tema [L. Wittgenstein].
La configuración religiosa supone siempre un aparato, una organización, una empresa (la empresa o asociación del culto), con funcionarios, jerarquía, preceptos y normas, etc. Es un poder terrenal, con intereses materiales, con imbricaciones concretas a otros ámbitos de poder, y con los encargados de la res pública (el Estado).
Hay también la dimensión comunitaria de la religión: el religare del grupo, de la comunidad, por ejemplo en las prácticas colectivas de sanación de lo comunitario.
La aspiración religiosa se manifiesta, desde una perspectiva individual, como una necesidad de pertenencia al grupo; de reconocimiento y aceptación en el sentimiento. Un espíritu sano puede participar en cualquier ritualidad.
La variable religiosa convencional introduce distorsiones en la práctica médica del yagé: Desviación hacia una representación determinada de Dios –creando dependencia y relación de dominio–. Además, disputas entre representaciones –la válida, la verdadera, la mejor–.

Yagé y Lenguaje
Desde una visión radical de la relación Cultura/Naturaleza, la realidad es inefable… Le ponemos palabras, la representamos para comunicarnos. Esta representación será siempre un artificio y será siempre transitoria (provisional, relativa). Si la realidad es impermanente, más lo son las palabras: relatividad del lenguaje, no dogmatizar, no sentenciar, no reificar: las palabras siempre serán aproximativas. Las palabras son hipótesis de la realidad. Y el lenguaje, los lenguajes, deben entenderse como “juegos de lenguaje”, según L. Wittgenstein.
La confusión de la realidad con las palabras ha sido tematizada por autores como G. Luckas, y W. Benjamín, y M. Taussig; quienes han llamado a esto: reificación. También don Juan Matus, el personaje de C. Castaneda, advierte sobre no quedar atrapados en la descripción de la realidad que recibimos desde la infancia.
Lenguaje y enfermedad: Esas palabras [las de la enfermedad que me diagnostican] ¿soy yo? ¿me identifican? [“Existen enfermos, no enfermedades” – Hipócrates]. Ese malestar, esa disfunción ¿me identifican?, o ¿será una búsqueda de identidad? ¿de ruta …? ¿de resolución de un problema…?
Tarea de la enfermedad: yo debo llegar a entender mi cuerpo y mi realidad y a representármela, y a diseñar mis conductas y comportamientos (comida, ejercicio, estilo de vida…), que resuelvan lo problemático, lo disfuncional: Encontrar mis circunstancias adaptativas.
El lenguaje (la representación) puede llevar a la desconexión con la realidad, que se manifiesta en enfermedad. La purga con yagé abre la posibilidad de reconexión cambiando el punto de vista con el que vemos nuestra realidad.

Yagé y Poder
Para tener Salud debo desmarcarme del Sistema [o relativizarlo], debo buscar alternativas al Sistema de Vida Consumista predominante.
La descripción predominante de la realidad atraviesa toda la Institucionalidad dentro de la que vivimos –la familia, las empresas, la Educación, los Medios de Comunicación, el Derecho, etc.– y se manifiesta en todos los enunciados normativos. Relativizar todas estas descripciones [identificando, por ejemplo, los intereses que las soportan] es también una manera de proteger nuestra salud mental y física.

Propuesta
Desmedicalizar el tema de la salud: La vida y la Salud son mucho más que la descripción médica. La salud es muy importante como para dejársela solo a los médicos [y sobre todo ¡mi salud!] Apropiarme [o crear] el lenguaje adecuado para comprender mi cuerpo y mi salud.
Desde lo general: Abrir camino a un nuevo paradigma de la salud: Multicultural, con diversas alternativas médicas. Participativo, con un paciente al mando. El yagé nos ayuda a llegar a esa conciencia.

Manizales, Octubre 17 de 2009.
 

El anterior escrito es una guía-resumen de la charla pronunciada por el autor en el Simposio “El Yagé: Una mirada multidisciplinaria del Remedio”, programado y realizado por la Maestría en Cultura y Drogas del Departamento de Antropología y Sociología de la Universidad de Caldas, en Manizales Colombia, en Octubre 14-17 de 2009. Comunicaciones con el autor en neochamanic@gmail.com
___________________________________________

 

Comentarios

 

En general el escrito es claro y con gran carga de subjetividad: médicos y curas están en tu mira. Integrarlos a la clarificación de la praxis y la conceptualización es más práctico y menos desgastante que enfrentar esos dos poderes. Desde adentro del intestino de la bestia la puedes derrotar o transformar sin traicionar tus principios, creencias o valores acerca del yagé.
En algunos párrafos la sintaxis requiere un ajuste. Acumulaste autores en un párrafo sin necesidad. Distribúyelos mejor.
Panaceas para la salud puede haber. Para la psiquis también. Para la mente también.
Un abrazo ayaguasquero-yagesero
Gustavo Cazall
INTERLEADER - California
Octubre 23 - 2009

 

Me alegró mucho que pudiera venir al Simposio. Le cuento que me encantó su intervención al final. Muy concreto y claro. Fue excelente como cierre del evento.
Ofelia Gallego Beltrán
Octubre 24 – 2009

 

Muy interesante ya que abre muchas preguntas y el variopinto de los enfoques sobre el uso del remedio es aclarador.
Tengo un par de observaciones. Al abrir al hablarle a la Academia y la Salud, al respecto del tema del yagé como recurso terapéutico, creo que pueden generarse malentendidos en relación al enmarcarlo también como medio para vivir una experiencia religiosa. Siendo cierto, el matiz, independiente de la laicidad con que es tratado, le merma contenido al ámbito psicoterapéutico y con ello lo aleja de la discusión verdadera y lo lleva a lo teológico.
El tono, algo panfletario y de crítica al stablishment (religioso-corporativo, alopático, consumista, institución) es algo que muchos compartimos, pero sí creo que lo aleja de puntos de encuentro que, en mi pensar, es lo que deberíamos encontrar. No hay necesidad de que “ellos” se sometan a nuestro punto de vista y ni siquiera lo acepten, tienen sus razones dadas sus experiencias al igual que nosotros las tenemos. Siento que hacen falta espacios de dialogo en este país y el yagé puede ayudarnos a ello, no desde atrincherarnos en la crítica al sistema de valores, de salud y corporativo, sino desde una reflexión profunda sobre las posibilidades que la planta permite, hasta llegar a un estudio interdisciplinario, donde desde diferentes ámbitos podamos compartir experiencias, con la academia, la salud y la educación, sin prejuiciarnos de la malignidad del otro.
Te invito que hagamos mensualmente unas Rondas de Reflexión, donde personas de otras disciplinas, puedan compartir en una discusión abierta sobre el tema. La diversidad de estas personas nos permitirá crear espacios de diálogo y encuentro a futuro. Cuenta conmigo y con Centro Luminoso para abrir estos espacios. Saludos,
Alejo Retamal
Director Fundación Centro Luminoso
Octubre 25 - 2009
Re/ Sí es complejo el manejo de la “variable religiosa”, creo que la cuestión, aún para los terapeutas “occidentales”, es de reconocer que esa variable está ahí en el hecho terapéutico y que cuenta e influye en la estabilidad psíquica y salud del paciente, y que independiente de las creencias, o precisamente por eso, lo mejor es el manejo laico de la cuestión. No veo porqué esto disminuya la “cientificidad” del manejo de la salud de la gente, a menos que esa cientificidad sea solo otro prejuicio.
Puede que el tono no sea el adecuado –los campos están bastante polarizados, y ciertamente es por desconocimiento–. Creo que sí, no se trata de someter a nadie a “nuestras posiciones”, sino abrir espacios de intercambio donde se puedan establecer cuáles son los “juegos de lenguaje” que se están jugando, o, dicho más llanamente: De qué es que se está hablando. En esa dirección me parece magnífica tu iniciativa de abrir ese espacio de “Rondas de Reflexión”, con participaciones multidisciplinarias que ayuden a dilucidar y establecer los términos de una práctica terapéutica multicultural.
 

 


Principal | Yagé y EMC | Salud y Chamanismos | La gente vegetal | Eco-madre tierra | Cuido mi cuerpo | Rico y sano | Hartas Artes | Culturas y Tendencias Contactos

Copyright 2002- 2015 © Visión Chamánica
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial del material textual y gráfico de esta página, así como su traducción a cualquier idioma, sin autorización escrita del editor.
Director-editor: Ricardo Díaz Mayorga chamanic@visionchamanica.com 
Teléfonos en Bogotá: 302 3044
Móvil:
310-785 9658
Bogotá, Colombia