Boldo

Boldo

Antes de la llegada de los españoles, el boldo era una planta ampliamente usada por varios grupos indígenas de Chile. Específicamente, los Mapuches “atacaban al reumatismo y las luxaciones con el boldo” (Gusinde, 1917)
Es originaria de la zona Chilena beneficiada de un clima mediterráneo, crece principalmente en las colinas secas y soleadas de las provincias de Valparaíso, Santiago y Concepción.
Árbol o arbolillo de la familia Monimiaceae, dioico de 3-6 m de altura, con el follaje persistente, aromático. Hojas opuestas, ovadas u oblongas, cortamente pecioladas, de 3-7 cm de longitud, coriáceas. Haz áspero al tacto, verde brillante, envés más pálido y pubescente. Inflorescencias en cortos racimos con flores pequeñas, blancuzcas, tomentosas. Fruto en drupa ovoide, carnosa, de 5-7 mm de longitud. Se multiplica por semillas y esquejes de madera nueva.

Gusta del sol y no soporta demasiado el frío. El fruto del boldo es comestible, y ha sido consumido crudo y cocido desde la época precolombina. La corteza, rica en taninos, se emplea también en la curtiembre y su madera se usa como leña y carbón. Sin embargo, el más apreciado de sus productos son las hojas, utilizadas para la preparación de infusiones digestivas, para el tratamiento de la vesícula biliar y de las afecciones hepáticas, siendo exportadas para la obtención del alcaloide boldina.
El boldo es una planta altamente valorada por sus efectos medicinales, y desde comienzos del siglo pasado, ha recibido la atención de naturalistas y científicos. Actualmente, el uso del boldo se encuentra difundido en muchos lugares del mundo, ya que tiene comprobadas propiedades curativas, las que además resultan excepcionales, pues posee, al mismo tiempo, alcaloides, aceites esenciales y flavonoides.
Entre los alcaloides que contiene el boldo, se destaca la boldina, que estimula la producción de jugos gástricos y de bilis, aumenta la secreción de urea y ácido úrico, y tiene un efecto ligeramente hipnótico. Dentro de los aceites esenciales, se ha encontrado eucaliptol, ascaridiol y p-cimol, sustancias de propiedades antiinflamatorias y carminativas. Las propiedades del boldo pueden resumirse en las siguientes: es un estimulante de la digestión, es colagogo y colerético.

También tiene propiedades sedantes sobre el sistema nervioso. Hay coincidencia entre todos los investigadores en estas propiedades medicinales, aunque hay otros que también sugieren el uso del boldo para otros problemas de salud, como por ejemplo, para aliviar molestias dentarias, dolores reumáticos, cálculos biliares, cistitis, estreñimiento, etc.
USOS
Infusión: (como estimulante digestivo y sedante nervioso) Se prepara con algunas hojas de boldo, sobre las cuales se agrega agua hervida. Se toma caliente, de preferencia después de las comidas.
Cataplasma: (neuralgias y dolores reumáticos) Se cuecen hojas en una pequeña cantidad de agua y luego se aplican sobre la zona adolorida, afirmadas con un paño limpio.
Baño: (para los dolores reumáticos) Se hace hervir un puñado grande de hojas en un tiesto, con dos o tres litros de agua. Luego, se cuela y se agrega este líquido al baño. La indicación es bañarse durante media hora a 35 º C. (Se puede agregar una taza de sal de mar y una cucharada de bicarbonato.)